Alberto Fernández: el aborto no es pecado

ALBERTO FERNÁNDEZ: ABORTO NO ES PECADO

-Yoel Kesep 05/01/2021

 

Descarga PDF: https://www.mediafire.com/file/3sn7ypoi27v4jxb/AbortoPecado.pdf/file

1- INTRODUCCIÓN
2- BIBLIA Y ABORTO
3- CONSENSO DE LOS PADRES
4- SAN AGUSTÍN Y SANTO TOMÁS
5- ARISTÓTELES VS CIENCIA MODERNA
6- CONCLUSIÓN

 

1- INTRODUCCIÓN

Alberto Fernández es el presidente de la nación de Argentina, Fernández es un reconocido promotor del aborto, los medios de comunicación reprodujeron las declaraciones de este presidente el cual dijo:

«Soy un católico que cree que el aborto no es pecado… En la historia de la Iglesia, los padres San Agustín y Santo Tomás decían que mientras el alma no entrara al cuerpo se podía abortar» [1]

Usar a estos dos famosos teólogos en favor del aborto no es nada nuevo, de hecho, muchos grupos pro-aborto han tratado de justificar el aborto basándose en San Agustín y Santo Tomás de Aquino, los cuales enseñaron que los fetos en sus primeros días no eran humanos.

Sobre esta enseñanza, hay que recordar que tanto San Agustín y Santo Tomás fueron seguidores de la biología Aristotélica. Para Aristóteles, un feto en las primeras semanas no era humano, según Aristóteles, el feto primero tenía una vida vegetal, después vida animal y, finalmente, vida humana. [2]

Tanto San Agustín y Santo Tomas, siguiendo las enseñanzas de Aristóteles, creían que un feto en sus primeras semanas no tenía vida humana, los grupos pro-aborto contando solo una parte de la historia (como veremos más adelante) han mentido diciendo que la Iglesia Católica estuvo a favor del aborto, que en la Historia de la Iglesia no se condenaba el aborto, y que la guerra contra el aborto por parte de la iglesia es una guerra reciente.

Alguien llamado Juan Robledo incluso publicó en Infobae un artículo titulado «Cuando la Iglesia Católica admitía el aborto y Santo Tomás y San Agustín consideraban que el embrión no tenía alma». En ese artículo escribió:

«La encarnizada lucha que la Iglesia Católica despliega en todo el mundo contra el aborto es, si se la compara con su propia historia como religión, bastante nueva. Mientras que durante gran parte de sus dos mil años de existencia no vio al aborto como una cuestión grave equiparable al homicidio, fue recién en 1869 que la Iglesia cambió de posición» [3]

Esas declaraciones son erróneas e inexactas, para empezar, los cristianos primitivos si consideraban al feto un ser humano y de forma unánime condenaron el aborto equiparándolo con homicidio y asesinato, la opinión de San Agustín y Santo Tomás fue una opinión minoritaria en contra del gran consenso que enseñó lo contrario, y además, incluso las enseñanzas de San Agustín y Santo Tomás no son apoyo para el aborto.

2- BIBLIA Y ABORTO

¿Qué es pecado? según las sagradas escrituras, pecado es violar una ley dada por Dios, el apóstol Juan escribió:

«Todo el que practica el pecado, practica también la infracción de la ley, pues el pecado es infracción de la ley» (1 Juan 3:4)

Una ley dada por Dios en Éxodo 20:13 es «No matarás».

El acto de matar es uno, pero puede ser nombrado de diversas formas, mata a un niño (infanticidio) mata a una fémina (feminicidio) mata a tus padres (parricidio) mátate tú mismo (suicidio)

Matar un feto es «feticidio», por eso bíblicamente el aborto es considerado un pecado, porque implica violar la ley dada por Dios de «No matarás»

3- CONSENSO DE LOS PADRES

Se les llama padres de la iglesia a los maestros y teólogos cristianos de la iglesia primitiva que vivieron en los siglos I, II y III.

Todos los grandes teólogos y maestros en la iglesia primitiva condenaron el aborto como pecado. Para los cristianos, el fruto en el vientre de una mujer era un ser vivo con alma, un cristiano llamado Tertuliano el cual ha sido llamado «El padre del cristianismo latino» [4] escribió:

«Ahora, nosotros admitimos que la vida comienza con la concepción, porque afirmamos que el alma también comienza con la concepción; la vida comienza en el mismo momento y lugar que el alma» [5]

Dado que el feto era considerado un ser vivo con alma, los cristianos compararon el aborto con asesinato, San Basilio el Grande un obispo de Cesarea escribió:

«La que deliberadamente ha destruido un feto tiene que pagar la pena de asesinato… La destrucción del niño es un asesinato… Además, también quienes administran sustancias que provocan el aborto son asesinos deliberados, así como quienes reciben las sustancias que matan al feto» [6]

El cristiano San Jerónimo, erudito recordado por la traducción de la biblia latina conocida como «Vulgata Latina» escribió que el aborto era asesinato:

«Beben sustancias y son culpables de asesinar a un ser humano aún no concebido. Algunas, cuando se enteran de que están embarazadas por haber practicado el pecado, realizan el aborto mediante el uso de drogas» [7]

Un cristiano llamado Atenágoras escribió:

«Decimos que las mujeres que inducen abortos son asesinas, y tendrán que dar cuenta de ello a Dios» [8]

San Crisóstomo el patriarca de Constantinopla escribió condenando al aborto como un crimen horrendo, el asesinato ni siquiera servía como palabra para describir el crimen de matar un ser vivo dentro del vientre materno, Crisóstomo escribió:

«¿Por qué sembrar donde la tierra se encarga de destruir el fruto? ¿Dónde hay muchos esfuerzos para el aborto? ¿Dónde hay asesinato antes del nacimiento? Porque ni siquiera dejas que la ramera sea una simple ramera, sino que la conviertas en homicida también. Ves cómo la borrachera lleva a la prostitución, la prostitución al adulterio, el adulterio al asesinato; o más bien algo peor que un asesinato. Porque no tengo un nombre real para darle, ya que no destruye la cosa que nace, sino que impide que nazca. Entonces, ¿por qué abusas del don de Dios y luchas contra sus leyes, y sigues lo que es una maldición como si fuera una bendición, y haces del lugar de la procreación una cámara para el asesinato, y armas a la mujer que fue entregada para engendrar para el matadero?» [9]

Clemente de Alejandría fue el maestro más respetado de la cristiandad en Alejandría, Egipto, Clemente escribió que el aborto no solo mata un feto, también mata los sentimientos humanos de la madre, porque hay que ser una persona sin corazón como para asesinar a sus propios hijos en el vientre, Clemente escribió:

«Porque estas mujeres que, para ocultar su inmoralidad, usan drogas abortivas que expulsan al niño completamente muerto, abortan al mismo tiempo sus propios sentimientos humanos» [10]

Felix Marcus Minucius un cristiano de Roma, un reconocido apologista del siglo 3, escribió lo siguiente condenando el aborto:

«Algunas mujeres toman medicamentos para destruir el germen de la vida futura en sus propios cuerpos. Cometen asesinato antes de dar a luz al bebé» [11]

Tertuliano fue un cristiano que señaló que las escrituras nos prohíben asesinar, que dado que la madre es humana el feto en su vientre también es humano, ergo, abortar es un asesinato de un ser humano, motivo por el cual el cristianismo prohibía ese crimen, Tertuliano escribió:

«Para nosotros, se nos ha prohibido el asesinato de una vez por todas, así que ni siquiera destruimos al feto en el útero… Impedir un nacimiento es simplemente una muerte… Es un humano si va a ser humano. Ya tienes el fruto en su semilla» [12]

Los importantes tratados cristianos también condenaron el aborto, la Didache es un tratado cristiano escrito en griego que data del primer siglo. [13] La Didache fue un documento ampliamente usado por las iglesias juntamente con los evangelios, la Didache equiparó el aborto con asesinato, en la Didache encontramos un párrafo el cual decía:

«No asesinarás a un niño mediante el aborto» [14]

Otro documento conocido como «La carta de Bernabé» dice:

«No matarás al feto por aborto… [En el camino de las tinieblas] hay personas… que son asesinos de niños» [15]

Gente como como Basilio de Cesarea, al igual que la Iglesia primitiva y los padres de la iglesia, no hacían distinción entre fetos «formados» y «no formados», ellos consideraban el aborto en cualquier etapa como un asesinato y un pecado. [16]

J.R. Conery escribió:

«El aborto estaba mal para los primeros cristianos… El aborto estaba mal tanto si el feto estaba formado como si no» [17]

Walter A. Elwell es un erudito en estudios de la religión cristiana, él sobre el cristianismo primitivo y su condena a la práctica del aborto, informó:

«La iglesia primitiva se opuso al aborto y denunció el asesinato de niños por aborto… aparentemente entendiendo el feto humano como un «prójimo» que comparte el mismo estatus que cualquier otro prójimo… Los padres de la iglesia y los apologistas cristianos expresaron similarmente un aborrecimiento moral en contra del aborto voluntario, condenando la práctica como un asesinato porque el «alma» se produce en la concepción» [18]

Como vemos, los cristianos en la Iglesia primitiva de forma unánime consideraron el aborto como un crimen, Richard A. Fowler incluso dijo que: «Se mantuvo armoniosamente un consenso de opinión contra el aborto» [19]

4- SAN AGUSTÍN Y SANTO TOMÁS

Aristóteles fue un filósofo griego con conocimiento Enciclopédico, Aristóteles escribió sobre matemáticas, filosofía, política, moral, astronomía, biología etc.

Aristóteles enseñó que un feto en las primeras semanas no es un ser vivo humano, según Aristóteles, el feto primero tenia alma vegetal, luego animal y hasta después adquiría un alma racional y hasta entonces podía ser considerado como humano.

Para Aristóteles el aborto solo era lícito cuando el feto no era un ser vivo humano, pero cuando el feto ya había adquirido alma racional el aborto debía ser ilícito, Aristóteles en su obra llamada «Política» escribió:

«La línea entre el aborto lícito e ilícito estará marcada por el hecho de tener sensación y estar vivo» [20]

En la cristiandad, dos teólogos siguieron esas enseñanzas de Aristóteles, uno fue San Agustín y otro fue Santo Tomás, para ellos, si alguien abortaba un feto en las primerísimas semanas, no se estaba abortando un ser humano y no se podía considerar homicidio, ya que solo se estaba abortando un trozo de materia con alma vegetal o animal.

Los grupos pro-aborto siempre invocan a San Agustín y Santo Tomás para decir que la Iglesia no debe prohibir el aborto, ya que dos de sus grandes teólogos enseñaron que abortar no implicaba matar un ser vivo humano, por ende, el aborto no es pecado.

Pero ese tipo de personas pro-aborto solo citan una parte de las enseñanzas de San Agustín y Santo Tomás ¡Pero barren bajo la alfombra lo más importante!

Es cierto que para ambos un feto en las primeras semanas no era considerado un humano, pero ambos condenaron el aborto, tanto San Agustín y Santo Tomás tenían un pensamiento teleológico (Telos= finalidad) para ellos un embarazo tenía una finalidad lo cual era permitir el desarrollo progresivo de un bebe hasta darlo a luz, abortar implica interrumpir esa finalidad, por lo cual, abortar era algo incorrecto.

Para San Agustín y Santo Tomás aunque se abortara un feto no-humano era algo incorrecto porque interrumpía el desarrollo normal el cual era que el feto con alma vegetal tuviera un alma animal y posteriormente adquiriera el alma racional, el cual debía ser dado a luz. El aborto era un acto perverso que hacía que se violara la finalidad (teleología) de un embarazo.

Katherine Brind’Amour para una «Enciclopedia Embriológica» escribió:

«Se sabe comúnmente que Agustín siguió la tradición de Aristóteles en el sentido de que consideraba que la progresión de la vida en el útero comenzaba con una existencia y un alma vegetal, luego un alma animal y finalmente un alma humana… Sin embargo, dejó en claro que el aborto en cualquier etapa se consideraba un pecado grave… Agustín consideró el aborto del feto como un acto perverso debido a su interpretación del papel del sexo únicamente para la procreación. Por lo tanto, abortar cualquier vida concebida por este acto perturba el resultado natural del sexo y rechaza su propósito» [21]

Agustín fue un duro opositor del aborto, de hecho, llamó al uso de medios para evitar el nacimiento de un niño un «trabajo maligno». Robert Vasa escribió:

«Aborto: Agustín, al igual que la mayoría de los escritores eclesiásticos de su época, condenó enérgicamente la práctica del aborto inducido. La procreación es un bien, el aborto frustra este bien… Agustín calificó el uso de medios para evitar el nacimiento de un niño como un «trabajo maligno» [22]

Con Santo Tomás volvemos a lo mismo, es cierto que para él un feto en las primeras semanas no tenía alma humana, pero eso no significa que tal feto deba ser abortado, para Tomás un feto tenía un fin el cual era: tener su debido desarrollo hasta nacer, abortar implica violar esa finalidad, el aborto era un acto de interrupción por lo cual era algo incorrecto que no debía realizarse.

Edward Feser es un filósofo americano, sus investigaciones académicas se centran en la filosofía de la mente, la filosofía moral y política y la filosofía de la religión. Feser es uno de los más prominentes filósofos tomistas de la actualidad, por ende, es un experto en cuanto a la filosofía de Santo Tomás, Feser sobre Aquino y su oposición al aborto escribió:

«Incluso Santo Tomás de Aquino, dadas sus suposiciones sobre la biología del desarrollo embrionario, pensó que en la etapa más temprana del embarazo aún no existía un verdadero ser humano [pero] Todavía desaprobaba tales abortos» [23]

5- ARISTÓTELES VS CIENCIA MODERNA

El filósofo Aristóteles vivió en la Grecia antigua varios siglos antes de Cristo, el conocimiento en esa época era extremadamente limitado, por ende, Aristóteles no podía tener una comprensión correcta de la biología y embriología.

Las opiniones de Aristóteles sobre el desarrollo fetal están totalmente desacreditadas, la ciencia moderna ha explicado lo que Aristóteles no pudo explicar.

¿Cuáles son los requisitos para que un Ente sea considerado un ser vivo humano? ¿Cuándo se da el inicio de un nuevo ser humano? Las respuestas a esas preguntas la tenemos gracias a la genética, biología y la embriología moderna.

En primer lugar, para que algo sea considerado vivo se debe tener los requisitos de metabolizar y reproducirse, y es una célula lo que reúne tales requisitos, por esa razón en biología se considera que la célula es la unidad básica de vida, el científico Harvey Lodish en su libro «Biología celular y molecular» mencionó que: «La vida comienza con las células» [24]

En segundo lugar, existen miles de seres vivos de diferentes especies, el requisito para que un ser vivo pertenezca a la especie humana, es que dicho ser vivo posea 46 cromosomas de la especie Homo Sapiens, La científica Dianne N. Irving señaló:

«Para entender esto, conviene recordar que cada tipo de organismo vivo tiene un número y una cualidad de cromosomas específicos que son característicos de cada miembro de una especie. Por ejemplo, el número característico de cromosomas para un miembro de la especie humana es de 46» [25]

En tercer lugar, desde la ciencia de la embriología sabemos que cuando un esperma con 23 cromosomas se une al ovulo con 23 cromosomas, se forma una célula llamada Cigoto la cual consta de 46 cromosomas homo sapiens, esa célula tiene ADN diferenciado y una carga genética propia, el Cigoto es por lo tanto un nuevo organismo vivo de la especie humana.

El momento de la concepción marca el inicio de una nueva vida, un feto en el vientre de una mujer no es «una cosa» ni tampoco «materia inerte», un feto es un organismo vivo y no cualquier tipo de vida, no es «vida vegetal» ni «vida animal». La científica Dianne N. Irving sobre el feto dijo que:

«Produce inmediatamente proteínas y enzimas específicamente humanas (no enzimas y proteínas de zanahoria o rana). Como todos los embriólogos saben… Un feto humano es un ser humano. Por lo tanto, el embrión o feto humano en desarrollo no es un «pez» o una «rana», sino que es categóricamente un ser humano como ya se ha demostrado» [26]

Desde que un ovulo es fertilizado por un esperma inicia una nueva vida humana, esa vida es una pero tiene diversas etapas (cigoto, embrión, feto, bebe, niño, adolescente, adulto, anciano) la vida desde su inicio hasta su final es completamente humana, biológicamente, un feto es humano desde su comienzo sin necesidad de pasar por etapas de almas vegetativas y animales hasta adquirir un alma racional como pensaba Aristóteles.

Biológicamente un Ser es de la especie humana por sus cromosomas y no por el alma, por ende, es la genética que determina la humanidad de un feto, demostrando así la ciencia moderna que Aristóteles estaba completamente equivocado.

Ante la realidad objetiva, ni hay duda que el feto esta vivificado, ni hay duda que el feto posee una humanidad, Michael Egnor es un médico y científico de la Universidad de Stony Brook [27] que correctamente señaló que la ciencia de forma objetiva ha determinado que:

«Los fetos son completamente humanos y están completamente vivos» [28]

6- CONCLUSIÓN

Como vimos, la lucha de la Iglesia contra el aborto no es algo reciente, la Iglesia desde sus inicios condenó el aborto comparándolo con homicidio y asesinato, no hubo ambigüedades sobre esa cuestión, no existieron opiniones divididas, al contrario, fue un consenso entre los maestros y teólogos de los primeros siglos.

Los cristianos consideraban que desde el momento de la concepción ya existía el alma humana, un feto era un ser vivo, entre la mayoría que enseñaron tal cosa, San Agustín y Santo Tomás se apartaron ya que optaron por la biología Aristotélica y pensaban que un feto en sus primeros días no tenía alma humana.

Pero a pesar de pensar que el feto no era humano, ni San Agustín ni Santo Tomás aprobaron el aborto, ambos condenaron incluso el aborto de lo que creían «fetos no humanos» porque la finalidad de esos fetos eran obtener alma racional y seguir su desarrollo hasta nacer.

Las personas que usan a San Agustín y a Santo Tomas en favor del aborto en realidad ni saben de lo que hablan, Agustín y Tomas no están a su favor sino más bien en su contra, así que el presidente de Argentina cometió un error al arremangarse de Santo Tomas y pretender justificar el aborto entre los cristianos.

El tomista Héctor Argue en un artículo señalando los errores del presidente escribió:

«El candidato presidencial -se nota- no ha leído a Santo Tomás… Tomás denuncia al aborto como pecado grave, y su embriología implica que no es lícito abortar antes de que el embrión reciba el alma racional… Lo afirma claramente en la Suma Contra Gentiles, libro III, cap. 122; en ese pasaje declara al aborto pecado contra la naturaleza, y añade que ninguna especie animal, incluso las bestias, hace eso… La eliminación de la vida embrional ataca a un sujeto que es el mismo a lo largo de todo el proceso, entendido este como un camino de perfección; por lo tanto, se trata de una operación ilícita que interrumpe un desarrollo natural que debe continuar hasta el nacimiento de la nueva criatura» [29]

 

Yoel Kesep 05/01/2021

Notas:

[1] https://www.noticiasargentinas.com.ar/aborto/fernandez-soy-un-catolico-que-cree-que-el-no-es-pecado-n98614

[2] Franz Brentano, La psicología de Aristóteles, con especial atención a la doctrina del entendimiento agente: Seguida de un apéndice sobre la actividad del Dios aristotélico, 2015 p. 260

[3] Juan Robledo, Cuando la Iglesia Católica admitía el aborto y Santo Tomás y San Agustín consideraban que el embrión no tenía alma, 10 de Junio de 2018

[4] William Benham, El diccionario de religión, 1887 p. 1013

[5] Tertuliano en: The writings of Tertullian, Volume 2, 1870 p. 474

[6] San Basilio el Grande vivió cerca del año 370 D.C.

Sus antiguos libros donde condenó el aborto estan citados en: Michael J. Gorman, Abortion and the Early Church: Christian, Jewish and Pagan Attitudes in the Greco-Roman World, 1998 p. 66

[7] San Jerónimo, Carta 22:13

[8] Atenágoras, Legatio, escrito cerca del año 165 D.C.

[9] San Juan Crisóstomo, Homilía 24 sobre Romanos

[10] Clemente de Alejandría, Paedagogus 2

[11] Felix Marcus Minucius, Octavius 30, 2

[12] Tertuliano, Online: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.iv.iii.ix.html

[13] El diccionario de Oxford de la Iglesia Cristiana (3ª Ed. rev.) 2005 p. 482

[14] Didache Online:

http://www.earlychristianwritings.com/text/didache-roberts.html

[15] Carta de Bernabé, 19

[16] M. Lysaught, J. Kotva, S.E. Lammers, A. Verhey, Medicina Moral: Perspectivas teológicas sobre la ética médica, 2012 p. 676

[17] J.R. Conery, Abortion: The development of the Roman Catholic Perspective, 1977 p. 34

[18] Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, 2001 p. 17

[19] Richard A. Fowler, ‎Civilization in Crisis: A Christian Response to Homosexuality, Feminism, Euthanasia, and Abortion, 1988 p. 78

[20] Aristóteles, Política, Libro 7, capitulo 6

[21] https://embryo.asu.edu/pages/st-augustine-354-430

[22] Robert Vasa, Modern Look at Abortion Not Same as St. Augustine’s, 24 Sep 2008

[23] Edward Feser, Abortion and culpability, February 16, 2019

[24] Harvey Lodish, Biología celular y molecular, 2005 p. 1

[25] Dianne N. Irving, When do human beings begin?, Scientific facts and scientific facts, International Journal of Sociology and Social Policy 1999, 19:3/4:22-36

[26] Dianne N. Irving, Ibid

[27] https://www.stonybrook.edu/experts/profile/michael-egnor

[28] Michael Egnor, La ciencia basura del Lobby abortista, Enero 28, 2019

[29] https://www.infocatolica.com/?t=opinion&cod=35201

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *