Bukele – aborto, matrimonio homosexual y eutanasia

BUKELE: EUTANASIA, ABORTO Y MATRIMONIO HOMOSEXUAL

-Yoel Kesep 09/10/2021

 

Descarga PDF: https://www.mediafire.com/file/id0t3n28x47ojpo/EutanasiaAbortoGay.pdf/file

1- INTRODUCCIÓN
2- POSTURA JUSTIFICADA
3- CONCLUSIÓN

 

1- INTRODUCCIÓN

En la lista de las cien personas más influyentes del año 2021 de la revista Time aparece Nayib Bukele, el presidente de El Salvador. [1]

En la nación del El Salvador la Asamblea Legislativa próximamente revisará el proyecto de reformas a la Constitución salvadoreña.

Muchos grupos pseudo progresistas querían que la revisión contemplara la legalización del matrimonio homosexual, la eutanasia y el aborto.

Bukele hizo un anuncio público en el cual informó que en la reforma no propondrá ninguna de esas cosas sin importar la presión internacional que reciba, Bukele manifestó:

«Ustedes me conocen desde hace muchos años y saben que no propondría ninguna de esas cosas, por más presiones internacionales que tenga… Por lo tanto, he decidido, para que no quede NINGUNA DUDA, NO PROPONER NINGÚN TIPO DE REFORMA a NINGÚN ARTÍCULO que tenga que ver con el DERECHO A LA VIDA (desde el momento de la concepción), con el matrimonio (manteniendo únicamente el diseño original, UN HOMBRE Y UNA MUJER) o con la eutanasia» [2]

2- POSTURA JUSTIFICADA

Bukele al oponerse a las peticiones de legalizar la eutanasia, el «matrimonio» homosexual y el aborto tiene toda la razón, su postura está justificada.

A.- Eutanasia:

Existen casos de personas con enfermedades las cuales ya no tienen cura, personas que sufren intenso dolor, la depresión y falta de ayuda en su dolor hace que ellos prefieran la muerte.

Muchos grupos apoyan la idea de que sí el paciente pide que acaben con su vida, el médico debe atender esa petición, dicen que eso es para el paciente una: «buena muerte» (eutanasia)

La eutanasia es la transgresión contra la vida antes de que esta concluya biológicamente y de un modo natural, por ende, la eutanasia es practicar homicidio porque se trata del médico matando al paciente.

Los defensores de la eutanasia sostienen que a esos enfermos hay que matarlos, incluso lo llaman «homicidio por piedad», esos defensores de la eutanasia tratan de «justificar» el homicidio sosteniendo que es una petición consciente del enfermo, una Fundación en favor de la eutanasia menciona lo siguiente:

«Eutanasia: Acto médico, sinónimo de homicidio por piedad, con el cual se busca terminar la vida de una persona, que de manera consciente, así lo ha solicitado ante el sufrimiento que padece y la imposibilidad de un tratamiento curativo» [3]

Cometer «homicidio por piedad» es una alternativa inadecuada, inhumana y antiética, existen alternativas médicas y humanas que son realmente piadosas y que ayudan a las personas que sufren enfermedades incurables.

En los últimos años la ciencia médica ha avanzado muchísimo y ha logrado suprimir el dolor que generan muchas enfermedades terminales incurables (dolores que antes eran incontrolables) la tecnología también ha avanzado y ha permitido ofrecer una mejor atención a los enfermos.

El bioético Francisco José Ramiro García escribió:

«Hay personas que desconocen lo que ha avanzado la medicina en la supresión del dolor, y lo que han avanzado los medios técnicos para ayudar a los discapacitados» [4]

El médico Pablo Requena Meana también señaló:

«El desarrollo extraordinario de la medicina en los últimos decenios, que ha proporcionado al médico posibilidades paliativas de las que carecía hace sólo pocos años y que le permiten, para la mayoría de los casos, un control adecuado de los síntomas, comenzando por el dolor… Es también claro que la actuación profesional de los cuidados paliativos consigue crear las condiciones adecuadas para afrontar este penoso tránsito de un modo razonablemente sereno. Además, junto a todo el arsenal terapéutico para el tratamiento de los diferentes síntomas que puedan aparecer, el médico cuenta siempre con el recurso de la sedación paliativa» [5]

Muchas veces los enfermos terminales atraviesan por la depresión y eso hace que se divorcien del deseo de vivir, pero el acompañamiento y el amor han demostrado que al sentirse apoyados ellos renuncian a sus deseos de morir.

Cuando a los enfermos terminales se les ofrece cuidados paliativos de calidad, el acompañamiento cercano y atento, la prevención, detección y tratamiento de la depresión (que lleva a pensar en el suicidio) y el tratamiento adecuado del dolor y la soledad etc., los enfermos se retractan y cambian de opinión decidiendo que el médico ya no acabe con sus vidas.

El doctor Gómez Sancho (uno de los médicos iniciadores de los cuidados paliativos en España) informó que todo enfermo que le ha pedido que acabase con su vida, tras la oferta de los cuidados paliativos, ha cambiado de opinión. [6]

En cuanto a la moralidad de la eutanasia, la eutanasia es antiética ya que busca un buen fin (cese del dolor) por medio de medios malos (homicidio), se trata de emplear un mal medio para terminar con la vida de un inocente (el paciente enfermo). Pablo Meana es un profesor de moral y bioética en la Universidad Santa Croce en Roma, Pablo Meana señaló:

«Eliminación intencional de una vida humana (inocente): cosa que es siempre gravemente inmoral…Como ha enseñado la ética desde siempre «el fin no justifica los medios», y como la acción «matar a un inocente» es uno de esos tipos de acciones que nunca se debe realizar» [7]

Legalizar la eutanasia tiene varias consecuencias, le da al médico el derecho de matar, la sociedad retrocedería a la inhumanidad, se perdería el reconocimiento del valor de la vida etc.

El científico Manuel González Barón es un experto en cuidados paliativos y fue el Creador del Laboratorio Europeo de Biología Molecular donde se están desarrollando estudios contra varios tipos de cánceres, sobre las consecuencias negativas de la Eutanasia Manuel González Barón escribió:

«Legalizar la eutanasia significa reconocer a una persona (el médico) el derecho a disponer de la vida de otra persona (el enfermo que se la pide). Esto tiene unas consecuencias evidentes: una sociedad en la que los médicos no sólo curan y alivian sino que también matan, es una sociedad menos humana (y, desde luego, menos segura para muchos enfermos). Sería un cambio de unas consecuencias incalculables pues modificaría la regla más básica de una sociedad civilizada: no matarnos unos a otros» [8]

Toda persona tiene derecho a una muerte digna, pero la muerte digna es la muerte natural y no la muerte provocada por homicidio (eutanasia). El derecho a morir con dignidad supone morir «secundum natura», es decir: fallecer «según la naturaleza» y no siendo asesinado.

En lugar de pedir la «legalización» de la eutanasia lo cual es brutalmente inhumano e inmoral, las personas deberían pedir que los gobiernos inviertan más en medicamentos y tecnología de última generación para así aliviar de manera efectiva el dolor de los pacientes, pedir cuidados paliativos de calidad, dar cariño y acompañamiento al enfermo etc., todo esto hace que el enfermo se divorcie de la idea de que lo maten.

En lugar de pedir eutanasia (homicidio, muerte indigna) como sociedad debemos esforzarnos para que los enfermos que padecen enfermedades incurables, lleven un buen tratamiento y acompañamiento que anulen sus dolores hasta el momento de sus muertes, así, al morir de forma natural tendrán una muerte digna, como escribió el doctor Manuel Barón:

«Quienes tenemos larga experiencia en la atención de enfermos con cáncer sabemos que muchas peticiones de eutanasia son un gesto, una llamada, una petición de ayuda por la soledad, el miedo, la desatención, el dolor mal controlado, la falta de cariño o de compañía… Por eso suelo repetir que cuando un paciente dice «Doctor, no quiero vivir…», se trata de una frase inacabada cuya versión completa es: «Doctor, no quiero vivir… así». Ahí, en cambiar ese «así» es donde tienen su papel fundamental los Cuidados Paliativos. Y ahí es donde una sociedad verdaderamente solidaria debe centrar sus esfuerzos para ayudar a morir con dignidad a quien está llegando al final de su vida: cuidándolo de tal manera que no le quepa la menor duda de que, aunque esté muy deteriorado por la enfermedad que padece, no ha perdido ni un ápice de su dignidad» [9]

B.- Matrimonio Homosexual:

Los humanos tienen una adecuación natural que permite que un hombre se una con una mujer, eso permite tener descendencia y así dar paso a futuras generaciones que formaran la sociedad futura.

Por lo tanto, la unión del hombre y la mujer tiene un diseño natural subyacente, y eso permite la procreación lo cual es lo que permite la subsistencia y perpetuidad de la sociedad. La unión natural es la del hombre con la mujer, como mencionó el psicólogo Dr. James Dobson:

«Una observación casual de la naturaleza revela las distinciones vitales entre hombre y mujer y la necesidad que cada uno tiene del otro. Los hombres y las mujeres están diseñados de manera única para complementarse física, emocional y espiritualmente» [10]

A la unión de un hombre y una mujer se le llamó matrimonio porque de ese tipo de uniones puede surgir descendencia.

La palabra «Matrimonio» lleva implícito un sentido femenino ya que está relacionado con la palabra matriz, son las mujeres que tienen matriz y si se unen con un hombre pueden procrear y tener hijos.

Para que exista un matrimonio, un hombre se debe unir a una mujer, es por esa razón que la palabra «Matrimonio» etimológicamente está unida a la idea de madre (mater), que a su vez proviene de matr, mismo de la palabra matriz (matriz, el útero) [11]

Por esa razón el psicólogo Dr. James Dobson correctamente escribió:

«El matrimonio es una unión legal y social… Una relación sexualmente exclusiva de por vida entre un hombre y una mujer» [12]

Debido a que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, por lo tanto, la unión de hombre-hombre y mujer-mujer no puede ser definida como «matrimonio», el matrimonio homosexual no puede existir conceptualmente.

En lógica, por el principio de identidad sabemos que una cosa es lo que es, una manzana es una manzana y no otra cosa, como bien lo dijo Parménides «lo que es es y lo que no es no es».

El matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, por lo tanto, el matrimonio no puede ser otra cosa, llamar una unión homosexual «matrimonio» es tan absurdo como decir que un perro es un caballo.

La solicitud de legalizar «matrimonio homosexual» es incoherente, Carlos Martínez de Aguirre Aldaz es un experto en Derecho Civil y Presidente de la «International Academy for the Study of the Jurisprudence», el correctamente señaló:

«Matrimonio es, semper et ubique, la palabra que empleamos para designar la unión estable y comprometida entre un hombre y una mujer. Si la unión es entre dos hombres, o dos mujeres, ya no es matrimonio, por la misma razón que una compraventa sin precio ya no es compraventa, sino donación» [13]

Por lo tanto, llamar a las uniones de personas del mismo sexo «matrimonio» se trata de:

«Falsificaciones matrimoniales» [14]

Proponer «matrimonio homosexual» es violar la ley lógica de no contradicción, ya lo enseñó Aristóteles que una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo.

Dado que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, el matrimonio no puede ser la no-unión de un hombre y una mujer (lo cual implica la unión homosexual).

Fernando Cavanillas de Blas sobre este punto correctamente informó:

«A la unión legal de un hombre con una mujer (sexos diferentes) se le llama Matrimonio. Los contrayentes adquieren la condición de Familia y de esta manera perpetúan la especie humana por medio de la procreación… Es pues la Familia, la célula básica y el soporte vital de nuestra sociedad. La palabra Matrimonio viene del Latín Matrimonium, que en su esencia quiere decir o significa: oficio ó condición de la mujer (Madre). Está claro que el oficio ó condición femenina se fundamenta en la posesión de Matriz. La Matriz (útero) es un órgano reproductor muy especializado en los mamíferos y con el que la mujer procrea… Por lo tanto, la unión de dos hombres (con sexos iguales y que no pueden procrear entre sí) nunca puede ser Matrimonio por rotunda imposibilidad física y biológica, ya que ninguno de los dos contrayentes posee matriz… El Principio de no contradicción de Aristóteles dice claramente: una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo lo que es. Y el Matrimonio, no puede ser al mismo tiempo clara y rotundamente lo que no es» [15]

Al fin y al cabo, el movimiento LGBT lo que busca es destruir el concepto original de matrimonio, en su lugar instaurar otra concepción de dicho concepto, y remodelar la sociedad dejando atrás la valorización de la familia tradicional, el psicólogo Dr. James Dobson escribió:

«Los activistas homosexuales buscan redefinir por completo, y así socavar, la institución fundamental del matrimonio… Nos piden a cada uno de nosotros que cambiemos radicalmente nuestra comprensión del matrimonio y la familia. Y esta nueva definición de matrimonio y familia será transmitida a la fuerza a nuestros hijos en todos los niveles de grado» [16]

C.- Aborto:

Los humanos tienen una dignidad la cual es inherente a sí mismos, la dignidad es algo que no lo da el Estado (si el Estado te lo da, el Estado te lo puede quitar)

La dignidad humana es algo que se mantiene incluso aunque haya leyes que vayan contra ella (los judíos seguían teniendo dignidad humana incluso cuando los Nazis por ley oficializaron matarlos)

La dignidad humana está enraizada en el Ser, como mencionó María Valent:

«La dignidad ontológica de las personas humanas se desprende del mero hecho de ser lo que somos: seres humanos; esta dignidad es la misma para todos, en todos los momentos y circunstancias de nuestra vida, no podemos ni perderla ni ganarla, incrementarla o disminuirla y, por supuesto, no está sujeta a las condiciones o la calidad de vida» [17]

Por la biología sabemos que la célula es la unidad básica de vida, por la embriología sabemos que cuando se unen un gameto masculino (esperma) y un gameto femenino (óvulo) se forma una célula llamada: Cigoto.

Ese Cigoto está formado por cromosomas homo sapiens, por lo tanto, esa célula viva llamada Cigoto es completamente humana.

Científicamente se ha demostrado el hecho que la vida comienza en la concepción con el cigoto, los científicos Greenhill y Friedman escribieron:

«El término concepción se refiere a la unión de los elementos pronucleares masculino y femenino por el cual se desarrolla un nuevo ser vivo… El cigoto así formado representa el comienzo de una nueva vida» [18]

Dado que desde la concepción comienza una nueva vida humana, esa nueva vida tiene dignidad y por ley se debe proteger su derecho a la vida.

Por esa razón «La Convención Americana sobre Derechos Humanos» sentenció:

«Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente» [19]

El verdadero derecho es el derecho a la vida, por esa la nación de El Salvador está en lo correcto y en el inciso 2º del art. 1 Cn. dice lo siguiente:

«Asimismo, [El Salvador] reconoce como persona humana a todo ser humano desde el instante de la concepción»

Y continúa:

«I.- Que el derecho humano más fundamental y bien jurídico más preciado es la vida humana y ningún otro derecho tiene sentido si no se protege éste férreamente. La falta de la debida protección de la vida humana resquebraja en su misma base el estado de derecho y la paz social. II.- Que el orden jurídico salvadoreño debe reconocer esa realidad, y en consecuencia, proteger la vida humana desde su concepción, incluyendo disposiciones Constitucionales, en concordancia con normas expresas del «Pacto Internacional de Derechos Civiles, y Políticos, de la Convención Americana de Derechos Humanos», y de la «Convención sobre los Derechos del Niño» [20]

3- CONCLUSIÓN

El presidente Bukele ha demostrado no ser un títere de las ideologías fraudulentas como sí lo han sido muchos gobernantes de otros países, esos gobernantes violando la moral, la ciencia y la lógica elemental se han encargado de legalizar cosas que en realidad deberían estar prohibidas y penalizadas.

Bukele tiene la razón al oponerse a ese paquete de peticiones solicitadas por grupos ideológicos los cuales no tienen fundamento, sobre la unión legal de personas homosexuales, Carlos Martínez de Aguirre quien es una de las figuras más brillantes del Derecho Civil Español, catedrático en Zaragoza, en muchas exposiciones ha demostrado la inadecuación jurídica del mal llamado «matrimonio homosexual».

Sobre la brutalidad del aborto y la eutanasia (lo cual implica matar vidas humanas) es algo que no debe ser permitido ya que va en contra de la naturaleza de la medicina, el Doctor Michael Egnor correctamente dijo:

«La práctica de la medicina por su propia naturaleza excluye la toma deliberada de vidas humanas inocentes. El asesinato deliberado nunca es un procedimiento médico… La profesión médica debe adoptar una posición clara sobre este tema: los médicos que matan deliberadamente, ya sea por aborto o por suicidio asistido por un médico o por eutanasia, no practican la medicina cuando matan… La práctica médica siempre implica el mantenimiento de la salud, el tratamiento de enfermedades y el alivio del sufrimiento. Poner fin a la vida de un paciente o del niño en el útero de su madre no es el mantenimiento de la salud ni el tratamiento de una enfermedad ni el alivio de ningún sufrimiento. Es simplemente asesinato… La aceptación [del aborto y eutanasia] como práctica médica es un desarrollo grave y refleja una vergüenza para nuestra cultura y, en particular, una vergüenza para la profesión médica» [21]

 

Yoel Kesep 09/10/2021

Notas:

[1] Jaime Septién, Bukele descarta posibles reformas sobre aborto, matrimonio homosexual y eutanasia, Aleteia, 20 Septiembre 2021

[2] Ibíd.

[3] Eutanasia en:

https://dmd.org.co/muerte-digna/eutanasia/

[4] Francisco José Ramiro García, Eutanasia: matar, muerte compasiva y muerte digna, Bioética Web, 22 Marzo 2004

[5] Pablo Requena Meana, Eutanasia, Bioética Web, 15 Junio 2015

[6] Francisco José Ramiro García, ¿Por qué es un error social la eutanasia?, Bioética Web, 11 Junio 2018

[7] Pablo Requena Meana, Eutanasia, Bioética Web, 15 Junio 2015

[8] Manuel González Barón, Suicidio asistido y Eutanasia: ¿muertes dignas?, Bioética Web, 24 Noviembre 2008

[9] Ibíd.

[10] Dr. James Dobson, Same-Sex ‘Marriage’ and Civil Unions, 1 December 2006

[11] Guido Gómez de Silva, Breve diccionario etimológico de la lengua española, 1996 p. 444

[12] Dr. James Dobson, Ibíd.

[13] Carlos Martínez de Aguirre Aldaz, Matrimonio Homosexual ¿por qué no?, 9 Diciembre 2004

[14] Ibíd.

[15] Fernando Cavanillas de Blas, ¿Puede usarse la palabra matrimonio para las uniones homosexuales?

[16] Dr. James Dobson, Ibíd.

[17] María Valent, Eutanasia: el «suicidio asistido» de Occidente, 16 Septiembre 2004

[18] J.P. Greenhill & E.A. Friedman, Principios Biológicos y Práctica Moderna de la Obstetricia. Filadelfia: WB Saunders, 1974 pp. 17, 23

[19] Convención Americana sobre Derechos Humanos, Capitulo II: Derechos civiles y políticos, descargar PDF

https://www.oas.org/dil/esp/1969_Convención_Americana_sobre_Derechos_Humanos.pdf

[20] Sobre el reconocimiento constitucional de persona humana en las leyes de El Salvador:

https://www.jurisprudencia.gob.sv/DocumentosBoveda/E/1/2010-2019/2017/02/C0239.HTML

[21] Michael Egnor, Are Abortion, Physician-Assisted Suicide, and Euthanasia “Medical Practice”?, Evolution News, May 24, 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *