Darwin y los evangelios

DARWIN Y LOS EVANGELIOS

-Yoel Kesep 22/10/2020

 

Descarga PDF: http://www.mediafire.com/file/niudhbpam5a4z4z/DarwinEvangelio.pdf/file

1- INTRODUCCIÓN
2- SOBRE LOS MILAGROS
3- SOBRE LOS EVANGELIOS
4- CONCLUSIÓN

 

1- INTRODUCCIÓN

Charles Darwin fue un inglés que escribió un libro titulado “El origen de las especies” donde proponía que toda la biodiversidad que puebla el orbe terráqueo era producto de descendencia evolutiva desde un ancestro común universal.

Los escritos de Darwin fueron popularizados por el agnóstico Thomas Huxley, Huxley para promover el darwinismo fundó un grupo elite conocido como el “X-Club” y también la revista “Nature”[1] Por esa lucha apoyando a Darwin Huxley fue apodado “El bulldog de Darwin” [2]

El evolucionista Darwin fue una persona que rechazó el cristianismo, en una carta al abogado cristiano Francis McDermott, Darwin le escribió:

“Estimado señor, lamento tener que informarle que no creo en la Biblia como una revelación divina, y por lo tanto, no creo en Jesucristo como el hijo de Dios. Atentamente, Darwin” [3]

¿Por qué Darwin rechazó el cristianismo? Darwin rechazó el cristianismo porque respaldó las críticas realizadas a la fe cristiana que se efectuaban en esa época, los antirreligiosos decían que los milagros eran increíbles, es decir, que no se debían de creer, eso debido a que afirmaban que un milagro representa una violación de las leyes fijas de la naturaleza, y como dichas leyes son fijas por ende son inviolables y los milagros no posibles, esta crítica a los milagros fue iniciada por el filósofo escéptico David Hume. [4]

Darwin también aceptó la crítica proveniente de la teología liberal la cual rechazó la veracidad de los evangelios, los teólogos liberales de la escuela de Tubinga enseñaron que los evangelios habían sido escrito allá por el siglo tres, según ellos, los evangelios fueron escritos más de doscientos años después de los hechos ocurridos, así que los evangelios no eran dignos de confianza desde el punto histórico.

Darwin atacó los evangelios y escribió:

“Al reflexionar aún más que la evidencia más clara que sería necesaria para hacer creer a cualquier hombre cuerdo en los milagros con los que se apoya el cristianismo (cuanto más sepamos de las leyes fijas de la naturaleza más increíbles se vuelven los milagros) que los hombres en ese momento eran ignorantes y crédulos en un grado casi incomprensible para nosotros, que no se puede probar que los Evangelios hayan sido escritos simultáneamente con los eventos” [5]

Pero esas críticas que Darwin hizo contra los evangelios no se sostienen en la actualidad.

2- SOBRE LOS MILAGROS

El filósofo David Hume escribió en contra de la posibilidad de los milagros, sabemos por experiencia empírica que existen uniformidades en la naturaleza, los planetas orbitan siempre en forma elíptica, si tomas plomo y lo tiras hacia arriba el plomo siempre volverá a caer abajo etc., a esas uniformidades se les llamó leyes de la naturaleza.

David Hume sostenía que si el plomo se tira hacia arriba, el plomo va a caer hacia abajo [6] así que si una persona te dice que tiró plomo hacia arriba y que se quedó suspendido en el aire, sería algo que no debe ser creído, eso debido a que violaría la ley natural de la gravedad que enseña que el plomo lanzado al aire no queda suspendido sino que siempre vuelve a caer.

De esta manera Hume sostenía que los milagros no son posibles ya que representarían una violación a las leyes naturales, basándose en la argumentación de Hume los ateos comenzaron a afirmar que los milagros relatados en los evangelios son falsos porque son violaciones de las leyes naturales. El filósofo ateo Anthony Flew citando a Hume escribió:

“Un milagro es una violación de las leyes de la naturaleza… Una experiencia firme e inalterable ha establecido estas leyes: por la misma naturaleza del hecho, la refutación de un milagro es tan completa como cualquier argumento basado en la experiencia que pueda uno imaginar” [7]

Esta argumentación humeana contra los milagros fue fuertemente criticada por muchos filósofos los cuales realizaron refutaciones contra Hume, en primer lugar, la existencia de leyes naturales son prueba de un Creador que ordenó el universo, en segundo lugar, la actuación del Creador dentro de la naturaleza no es una violación a las leyes de la naturaleza.

A.- Sobre leyes naturales y Dios:

En el universo existe un orden subyacente y ese orden permite que en la naturaleza existan uniformidades a las cuales se les llamó “Leyes naturales”. Desde el ateísmo no hay porque esperar uniformidades, pero desde la posición teísta las uniformidades más bien son algo inevitable.

El ateísmo tiene como base la filosofía materialista (ontología monista) el materialismo filosófico sostiene que solo existe la materia y las fuerzas que actúan sobre ella [8] no existe nada que sea inmaterial (no existe Dios, el alma etc.)

Según el materialismo, solo existe la materia y esta tiene movimientos sin guía (debido a que no existe una armonía pre-establecida diseñada por un Creador para imponer orden en el universo) entonces la materia se movería aleatoriamente y al azar dentro del espacio-tiempo, pero de ser así, el universo fuera azaroso caótico y errático, en un universo regido por el azar solo habría caos, y en un universo caótico no habrían uniformidades, por ende, no existirían leyes naturales.

Pero el universo que percibimos por medio de nuestra experiencia, no es un universo caótico carente de regularidades predecibles como debería ser según el materialismo, al contrario, vemos un universo ordenado, altamente organizado que incluso nos permite predecir de antemano la aparición de cometas, los eclipses y otros fenómenos, y desde dicho orden podemos deducir la existencia de un Diseñador Inteligente.

Sabemos por experiencia empírica que el orden siempre es producto de actividad inteligente de un agente consciente, el orden no sale de la nada ni tampoco es producto del azar, siempre que hay orden es porque hubo un ordenador.

El español Jorge Loring fue un ensayista, jesuita, experto en apologética cristiana, Loring sobre este punto señaló:

“Toda organización supone un organizador. Si en la Naturaleza hay seres organizados, es inevitable reconocer la existencia de una inteligencia  organizadora… La organización de la naturaleza, en su totalidad, nos habla de un Autor inteligente” [9]

El Creador al haber diseñado un universo ordenado estableció así las leyes físicas, esto incluso permite el trabajo científico, ya que de lo contrario, no se pudiera hacer ciencia. El astrofísico y filósofo Manuel Carreira que trabajó para la NASA dijo:

“Dios ha posibilitado la ciencia al crear un universo ordenado… Dios hace posible la ciencia, al crear un Universo que se rige por leyes físicas ordenadas, pues de lo contrario —de ser un ente caótico— los científicos no podrían llegar a establecer ley alguna” [10]

B.- Sobre las leyes naturales y milagros:

Como vimos, las leyes naturales más bien sirven para demostrar la existencia de un Creador, ahora veremos como dichas leyes naturales no imposibilitan que el Creador pueda operar milagros dentro de la esfera natural, tomemos el ejemplo de Hume:

Hume decía que si tomas plomo y lo lanzas al aire, es uniforme que el plomo debe caer de nuevo al suelo, eso es así por la ley de la gravedad.

Pero si una persona toma plomo y lo lanza al aire, y luego viene otra persona y lo agarra en el aire, ¡El plomo ya no caería el suelo como debería hacerlo uniformemente debido a la ley de la gravedad! así que pregunto ¿Acaso se violó la ley de la gravedad porque el plomo no cayó al suelo como si debió de hacerlo de acuerdo a la ley de la gravedad? pues realmente no hubo violación de la ley de la gravedad, solo existió una causa (la persona) que introdujo efectos en la naturaleza, eso hizo que el plomo no cayera al suelo como si debió hacerlo según la ley de la gravedad.

Charles Babbage fue un matemático, científico y filósofo [11] considerado el padre de la computación, Babbage fue un erudito de la Universidad de Cambridge. [12] Babbage fue un filósofo teísta promotor de la “Teología Natural” para demostrar racionalmente la existencia de Dios. [13] Babbage fue uno de los principales críticos de Hume y escribió:

“Ahora, un milagro no es necesariamente una violación de ninguna ley de la naturaleza, y no implica absurdo físico. Como Brown observa bien, “las leyes de la naturaleza seguramente no se violan cuando un nuevo antecedente es seguido por un nuevo consecuente; se violan solo cuando el antecedente, que es exactamente el mismo, es el resultado de un consecuente diferente”. De modo que un milagro no tiene nada en su naturaleza incompatible con nuestra creencia de la uniformidad de la naturaleza. Todo lo que vemos en un milagro es un efecto que es nuevo para nuestra observación y cuya causa está oculta. La causa puede estar más allá de la esfera de nuestra observación, y estaría más allá de la esfera familiar de la naturaleza; pero esto no convierte el evento en una violación de ninguna ley de la naturaleza” [14]

El gran escritor C.S. Lewis impartió clases en Oxford y Cambridge. [15] Lewis fue un ex-ateo [16] que se convirtió en apologista y en un fuerte defensor de los milagros, Pearcey sobre la crítica de Lewis a Hume escribió:

“Las leyes naturales solo nos dicen qué sucede si nada interfiere. Las personas que juegan un juego de billar están aplicando las leyes de la física, que decretan que cuando una bola de billar golpea a otra, la segunda bola comenzará a moverse. Pero las leyes no dicen qué sucederá si un niño travieso agarra la pelota. Las leyes siguen siendo ciertas, por supuesto, pero el niño ha interferido con la física. Los humanos interfieren con los procesos naturales todo el tiempo, sin embargo, no violamos ninguna ley de la naturaleza. Cortamos árboles para hacer casas, tejemos fibra vegetal en tela, fundimos metales para construir puentes, convertimos arena en chips de silicio para computadoras. A través de la tecnología, estamos constantemente logrando cosas que la naturaleza por sí sola no podría producir ¿Pero rompemos una sola ley de la naturaleza? No. “Todas las interferencias dejan la ley perfectamente cierta” señala Lewis. Y es lo mismo cuando Dios actúa en el mundo: no necesita violar ninguna ley científica. El cosmos está abierto a las acciones de humanos creativos y de un Dios creador” [17]

Como podemos ver, las leyes naturales sirven para deducir la existencia de un Creador, y la operación de efectos por parte del Creador dentro de los eventos del mundo no representan una violación a las leyes naturales, ergo, los milagros son lógicamente posibles, no hay razón para rechazar la ocurrencia de los milagros desde el plano racional.

3- SOBRE LOS EVANGELIOS

En la época de Darwin los críticos decían que los evangelios no tenían valor histórico, y además, habían sido escritos en una época muy tardía en relación con los hechos que en ellos se narran, esas críticas son insostenibles en la actualidad.

A.- Sobre la fecha temprana de los evangelios:

La llamada escuela de Tübinga [18] fue el centro más poderoso de la teología liberal alemana, los liberales de Tübinga decían que los evangelios no habían sido escrito por los seguidores personales de Jesús, para ellos los evangelios fueron escritos en una época muy tardía por personas desconocidas que acreditaron los evangelios a los apóstoles, eso se conoce como pseudo-autoría (los apóstoles vendrían siendo los autores falsos de los evangelios).

Una Enciclopedia de Religión en su Tomo sobre cristianismo dice lo siguiente:

“Los investigadores de la escuela de Tübinga fecharon los libros (los evangelios) para el tercer siglo”[19]

Para los liberales, los evangelios habían sido escritos en el tercer siglo, unos trecientos años después de la época en que vivió Jesús, ciertamente, si eso fuera cierto, los evangelios provendrían de una época muy tardía alejada de los sucesos que se describen en ellos, y no tuvieran valor histórico confiable.

Pero posteriores descubrimientos hicieron que la teoría de “La composición tardía de los evangelios” promovida por los liberales de Tübinga se viniera abajo, eso debido a que se descubrieron fragmentos antiguos de los evangelios que según el estudio paleográfico databan de una fecha 100-150 D.C. [20]

Así que gracias a fragmentos de manuscritos que datan del siglo dos sabemos que los evangelios ya estaban escritos antes del siglo tres, la teoría de los liberales vino hacer ahora algo insostenible.

Además sabemos que existieron personas del imperio romano que se convirtieron al cristianismo, esas personas en sus escritos citaron los evangelios, esas personas vivieron en el siglo primero y en el siglo segundo, en los escritos de personas como ser: Papias, Ignacio, Policarpo, Ireneo etc., podemos leer como ellos citaron muchos versos de los cuatro evangelios. [21]

El escritor más temprano en citar partes de los evangelios fue Clemente de Roma, Clemente escribió una carta a los Corintios que data según los expertos al año 95 D.C. [22] Clemente no solo citó los evangelios sino también otras partes del Nuevo Testamento, como ser, diversas epístolas Paulinas. [23]

Según evidencia disponible, los evangelios pueden datarse en el primer siglo, pero aún hay más, los estudiosos usan algo llamado evidencia interna para datar los evangelios.

El templo de Jerusalén era el lugar más sagrado para los judíos y dicho templo fue destruido en el año 70 D.C. Los evangelios no dicen nada acerca de la destrucción del templo lo cual era lo más sagrado para todo judío, la ausencia de ese acontecimiento en los evangelios es evidencia de que fueron escritos antes de la destrucción del templo. [24]

Existen muchos puntos importantes que nos ayudan a datar los evangelios (citaciones patrísticas, evidencia interna, paleografía etc.) los eruditos basados en la evidencia disponible han señalado que los evangelios ya estaban escritos antes del año 80 D.C. (Gleuck, Bruce etc.)

A.T. Robinson fue un erudito en estudios de manuscritos griegos en la Universidad de Cambridge, Robinson escribió un voluminoso libro titulado “Reasignando Fecha al Nuevo Testamento”[25] Robinson hizo un estudio exhaustivo para conocer la fecha de composición de los evangelios, ese libro consta de 380 páginas y 1,300 extensas notas de pie de página, Robinson señaló que toda la evidencia demuestra que los cuatro evangelios fueron escritos antes del año 70 D.C.

Toda la evidencia sugiere que los cuatro evangelios ya estaban escritos antes del año 70 y esa es una época en la cual los testigos oculares de Jesús estaban vivos.

B.- Sobre la historicidad de los evangelios:

Tanto la literatura secular antigua como la arqueología nos han permitido saber que los evangelios son escritos que relatan personas concretas y lugares concretos que existieron realmente dentro del espacio-tiempo.

Tácito fue un historiador romano que menciono a Cristo el fundador del cristianismo. [26] En los escritos de las enseñanzas del filósofo Epicteto se mencionan a los galileos. [27] En los escritos de Plinio se mencionan zonas geográficas mencionadas en los evangelios. [28] el escritor Josefo mencionó un lugar llamado monte de los olivos [29] donde según los evangelios Jesús oraba. El filósofo romano Cicerón escribió sobre el templo ubicado en Jerusalén etc. [30]

También tenemos los datos aportados por la arqueología, la arqueología ha servido para corroborar lo dicho por los evangelios, se descubrió una inscripción en latín con el nombre de Pilato [31] se han encontrado monedas de Herodes. [32] El erudito el erudito Craig L. Blomberg de la Universidad de Aberdeen escribió:

“Donde los datos de los evangelios pueden ser probados, siempre han demostrado ser notablemente precisos, especialmente Juan. Los arqueólogos han desenterrado los cinco pórticos del estanque de Bethesda junto a la puerta de las ovejas (Juan 5:2) el estanque de Siloé (9:1-7) el pozo de Jacob en Sicar (4:5) el Pavimento donde Pilato juzgó a Jesús (19:13) y el pórtico de Salomón en los recintos del Templo (10:22-23). Tan recientemente como en 1961 una inscripción fue descubierta en Cesárea, proporcionando corroboración extrabíblica de Pilato como el prefecto de Judea durante el tiempo de Cristo… Estos y muchos otros detalles crean una impresión favorable de la confiablidad de los Evangelios en las áreas en las cuales pueden ser probados” [33]

4- CONCLUSIÓN

Las leyes de la naturaleza no imposibilitan los milagros, y hasta sirven para demostrar la existencia de Dios, Jacob Vernet fue un gran pensador de Ginebra, Vernet fue un seguidor de la filosofía de Descartes y fue un prominente teólogo, Vernet sostenía que Dios diseñó un universo ordenado y eso permite las uniformidades en la naturaleza, y los milagro no derogan la uniformidad de la naturaleza, solo muestran la intervención de Dios dentro de la cadena causal natural, en otras palabras:

Existe una procesión constante y uniforme del curso normal de la naturaleza, cuando Dios actúa dentro del universo operando un milagro, Dios no cambia completamente el curso de la naturaleza, solo actúa dentro de ella, así que Dios viene siendo una Causa libre que actúa dentro de la cadena causal sin violar las uniformidades que el mismo estableció. [34]

Por otro lado, la evidencia demuestra que los evangelios fueron escritos en la época de los testigos oculares de Jesús, cuando los testigos de los hechos descritos en los evangelios aún estaban vivos, los evangelios también son escritos con peso histórico, el erudito R. T. France señaló:

“Al nivel de su carácter literario e histórico tenemos buenas razones para tratar a los evangelios como fuentes serias. De hecho, muchos historiadores antiguos se considerarían afortunados por tener cuatro relatos confiables como los Evangelios” [35]

 

Yoel Kesep 22/10/2020

Notas:

[1] Para más, leer la crítica al darwinismo clásico hecha por el biólogo español Máximo Sandín:

https://www.20minutos.es/noticia/1960566/0/biologia/evolucion/darwinismo/

[2] Aldo Mieli, Panorama general de historia de la ciencia, 1946 p 85

[3] Ayub Dawood, Charles Darwin’s Letter On Bible & God Hits Auction Block, May Fetch £50,000, Sep 11, 2015

https://www.scoopwhoop.com/news/charles-darwin-letter/

[4] Diálogos: revista del Departamento de Filosofía, Universidad de Puerto Rico, Volumen 37, 2002 pp. 36-39

[5] Darwin en: Francis Darwin, The Life of Charles Darwin, 1995 p. 58

[6] Hume: Escritos impíos y antirreligiosos, Reimpresión 2005 p. 113

[7] Anthony Flew, Western Philosophy, 1971 p. 257

[8] “Materialismo: Un sistema filosófico que considera la materia como la única realidad en el mundo… niega la existencia de Dios y el alma”

— Constantin Gutberlet, “Materialism” in: Catholic Encyclopedia, 1911

[9] Jorge Loring, Para Salvarte, Tomo I “Origen del cosmos”, 2013 p. 22

[10] Ver: Manuel Carreira – Dios: fe y ciencia:

https://refutandoelateismo.blogspot.com/2020/02/manuel-carreira-dios-fe-y-ciencia-yoel.html

[11] James Essinger, Jacquard’s Web: How a hand-loom led to the birth of the information age, 2004 p. 1

[12] George Beekman, Introducción a la Computación, 1999 p. 2

[13] https://archive.org/details/ninthbridgewatai00babb/page/n8

[14] Charles Babbage, Pasajes de la vida de un filósofo (1864) Apéndice: Milagros

[15] Una breve biografía de Lewis en “La sociedad CS Lewis de Nueva York” ver online:

http://www.nycslsociety.com/about_cs_lewis.html

[16] De Ateo a Cristiano – C.S. Lewis, ver video:

[17] N. Pearcey, Stephen Hawking’s Final Salvo Against God, October 26, 2018

[18] Escuela de Tubinga, ver más: http://mb-soft.com/believe/tscm/tubingen.htm

[19] N. Kr. Singh, ‎A.P. Mishra, Encyclopaedia of Oriental Philosophy and Religion: Christianity, 2007 p. 467

[20] Por ejemplo, el papiro P52 que contiene versos del evangelio de Juan y fue datado en una fecha con rango 100-150 D.C.

Para más ver: Roberts, Un fragmento inédito del cuarto evangelio, Manchester University Press, 1935 p. 16

[21] Gary R. Habermas, The Historical Jesus: Ancient Evidence for the Life of Christ, 1996 pp. 111-114

[22] Joseph Francis Kelly, Why is There a New Testament? 1986 p. 78

[23] Henry Halley, Halley’s Bible Handbook, 1959 p. 743

[24] César Vidal, El Legado Del Cristianismo En La Cultura Occidental, 2005 p. 281

[25] https://www.amazon.com/Redating-New-Testament-John-Robinson/dp/1579105270

[26] James D. G. Dunn, Del Evangelio a los Evangelios, 2013 p. 23

[27] Revista de estudios clásicos – Volumen 6, 1955 p. 257

[28] Jean-Pierre Isbouts, Young Jesus: Restoring the “lost Years”, 2008 p. 168

[29] The Genuine Works of Flavius Josephus: Containing four books of the Antiquities of the Jews, translate by William Whiston, Volume 4, 1810 p. 11

[30] Cicerón, For Flaccus, ver secciones 67 y 68

[31] Emil Schürer, Historia del pueblo judío en tiempos de Jesús, Tomo I, 1985 p. 119

[32] J. I. Packer, Usos y costumbres de la Biblia, 2012 p. 532

[33] Craig L. Blomberg, Where do we star studying Jesus? In Jesus under fire, Zondervan Publishing, 1995 p. 40

[34] Para más ver: Jacob Vernet, Tratado de la verdad de la religión cristiana (1730-88) 5. 24

[35] R. T. France, “The Gospels as Historical Sources for Jesus, the Founder of Christianity” Truth 1 (1985): 86

Comments are closed.