Jerome Lejeune – Padre de la Genética Clínica

JÉRÔME LEJEUNE : PADRE DE LA GENÉTICA CLÍNICA

– Yoel Kesep 13/06/2022

 

Descarga PDF: https://www.mediafire.com/file/z16aya3lwzvagsj/JLejeune.pdf/file

1- INTRODUCCIÓN
2- CARRERA CIENTÍFICA
3- ACTIVISMO PRO-VIDA
4- HOMBRE DE FE
5- CONCLUSIÓN
6- APÉNDICE: NEO-DARWINISMO

 

«No es cometiendo un delito que se protege a alguien de la desgracia. Y matar a un ser vivo es simplemente un asesinato. El dolor de un ser humano no se alivia matando a otro. Cuando la medicina pierde esa conciencia, ya no es medicina»
— Jérôme Lejeune [1]

1- INTRODUCCIÓN

Jérôme Lejeune nació un día como hoy, 13 de junio de 1926, en París, Francia. [2]

Lejeune fue un prestigioso médico, genetista, investigador científico y activista francés.

Lejeune descubrió las causas genéticas de varias enfermedades, por esa razón es llamado «El Padre de la Genética Clínica» [3] Lejeune fue elegido como experto en genética humana en la Organización Mundial de la Salud (OMS) [4]

Lejeune fue un feroz oponente del aborto, razón por la cual no le dieron su merecido Premio Nobel.

Lejeune no solo fue un gran científico, la ética aplicada a la medicina revela su gran corazón, Lejeune fue un gran ser humano, él desechó siempre las opciones de dar muerte a los pacientes con complicaciones y enfermedades, en su lugar trabajó arduamente para buscar curas y soluciones, su lema era que «Se debe destruir la enfermedad y no al enfermo»

2- CARRERA CIENTÍFICA

Jérôme Lejeune era un niño cuando junto con toda su familia por culpa de los Nazis tuvo que abandonar su casa e ir en busca de otro lugar de residencia, su padre decidió llevar su familia a Étampes para así evitar los bombardeos de 1939.

Por este motivo el pequeño Lejeune no pudo estudiar en la escuela, en el nuevo lugar donde vivía no pudo estudiar de manera formal así que fue su padre que le impartió clases caseras a Lejeune.

Lejeune a los catorce años se enamoró de un personaje llamado «El Doctor Benassis» que aparecía en una novela llamada «Balzaciana Le Médecin de Campagne». Fue así como nació en Lejeune el sueño de ser doctor, ya que quería convertirse en médico rural para así ayudar a los pobres y enfermos. [5]

Los Nazis habían causado mucho daño a la población, había un hospital lleno de heridos y fue ahí donde el joven Lejeune por primera vez ayudó a curar personas heridas, tanto franceses como alemanes. [6]

Al pasar el tiempo, el joven Lejeune pudo comenzar sus estudios y trabajó duro para obtener un título de bachillerato para posteriormente realizar estudios de medicina. Jerome Lejeune estudió medicina en Montrouge, luego continuó sus estudios en ciencias avanzadas en la Universidad de Stanislas. [7]

Posteriormente, Lejeune estudió bajo la tutela de Raymond Turpin el cual era un prestigioso profesor de genética y miembro de la Academia de Ciencias de Francia, Lejeune fue asistente de Turpin y en 1954 Lejeune obtuvo su certificado en genética, luego comenzó a estudiar bioquímica y se convirtió en investigador asociado en la CNRS (Centro Nacional de Investigaciones Científicas) donde llegó a ser director diez años más tarde.

La ONU nombró a Lejeune como «Experto en los efectos de la radiación atómica en la genética humana» y luego fue nombrado experto internacional para Francia en el efecto biológico de la radiación atómica. [8]

Lejeune estaba muy motivado en usar la ciencia para ayudar a los demás y comenzó a investigar las causas genéticas de enfermedades para así ayudar a encontrar curas y aliviar el dolor y sufrimiento de los enfermos.

Después de realizar investigaciones genéticas sobre la enfermedad del mongolismo (así la llamaban en esa época) Lejeune descubrió que cuando hay un cromosoma 21 extra la persona nace ese síndrome, a esa anomalía de un cromosoma extra se le llamó trisomía 21 y es la que causa el síndrome de Down.

Aparte de descubrir la trisomía 21 (causa del síndrome de Down) Lejeune también descubrió la causa de la enfermedad llamada «Cri du Chat», tal síndrome se debe a un error genético el cual es la deleción autosómica terminal del brazo corto del cromosoma 5. [9]

Lejeune descubrió el mecanismo de otras enfermedades cromosómicas (trisomía 5p, 7q, 8q ter, 9p, 10q, monosomía parcial 21) abriendo así la vía a la citogenética y a la genética medica moderna. [10]

Lejeune fue galardonado con el premio William-Allan, la máxima distinción otorgada a un genetista. Fue elegido miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias, de la Real Academia de las Ciencias de Suecia, de la Academia de Ciencias Morales y Políticas, de la Royal Society y, también fue miembro de la Academia Nacional de Medicina. [11]

En 1964 se convirtió en profesor de genética en la facultad de medicina de París, una cátedra creada especialmente para él. Al año siguiente fue nombrado jefe del servicio de la misma especialidad en el hospital «Necker-Enfants Malades» de la capital francesa.

Trabajó allí hasta su muerte, cuidando y tratando a centenares de niños y jóvenes con Síndrome de Down y otras patologías genéticas; al mismo tiempo, siguió investigando para comprender y paliar los efectos del Síndrome de Down.

3- ACTIVISMO PRO-VIDA

Dado que la ciencia estaba avanzada y ya se podía detectar cuando un feto tenia Síndrome de Down, muchos grupos sostenían que las madres debían abortar esos fetos y no darlos a luz, esto molestó mucho a Lejeune ya que, él decía que una enfermedad innata no justifica acabar con una vida humana, el enemigo es la enfermedad y no el enfermo, al enfermo se le trata y no se le mata.

Si para Lejeune acabar con una vida humana solo por traer problemas genéticos era un crimen, aún peor eran los abortos de fetos en buen estado de salud y que no sufrían una enfermedad innata, el aborto simplemente es un crimen ya que destruye una vida dentro del vientre, destruir una vida es matar y, por lo tanto, el aborto es algo inmoral.

En esa época surgieron muchos grupos en diversas naciones pidiendo la legalización del aborto, Lejeune lejos de permanecer indiferente ante tal injusticia, utilizó su poderosa influencia para defender la vida desde el momento de la concepción.

Lejeune fue consejero científico y uno de los promotores de la asociación «Laissez-les Vivre», una de las primeras organizaciones pro-vida de Francia. También fue presidente de «Secours aux futures Mères», organización dedicada a ayudar a embarazadas que se encuentran en situaciones difíciles.

Lejeune conoció a Geneviève Poullot, fundadora del movimiento «Déjalos Vivir» la cual lanzó las casas «Tom Pouce», esos eran hogares donde las mujeres podían ser acogidas y eran ayudadas antes y después del parto. [12]

En esa época había abortistas que decían que una mujer embarazada dentro de su vientre solo llevaba un trozo de carne sin vida, que eso no era el comienzo de una nueva vida humana y, por lo tanto, estaba bien abortar. Lejeune usó los avances genéticos de la época para demostrar que desde el momento en que un gameto masculino (esperma) se une a un gameto femenino (óvulo) la unión de esa información genética forma una nueva célula viva con un ADN nuevo y único, ese es el inicio de una nueva vida humana desde el mismo momento de la fertilización, Lejeune dijo:

«Cada uno de nosotros tiene un momento preciso en que comenzamos. Es el momento en que toda la información genética necesaria es recogida dentro de una célula, el huevo fertilizado, y este momento es el momento de la fertilización. Sabemos que esta información está escrita en un tipo de cinta a la que llamamos ADN… La vida está escrita en un lenguaje fantásticamente miniaturizado» [13]

Lejeune también refutó un alegato usado por otro grupo de abortistas los cuales, aunque si admitían que desde la concepción había vida, decían que esa vida no era humana, y que, por lo tanto; abortar no era matar una vida humana. Esa era una afirmación simplemente ridícula, ya que, en el momento de la concepción se produce una nueva célula viva producto de cromosomas paternos y maternos de la especie humana, por ende, esa nueva vida es totalmente humana desde el momento de la fecundación, Lejeune dijo:

«Nunca un experto en ratones, gatos o ganado se pregunta en qué momento comienza un ratón, un gato o un ganado. Todos saben que comienzan en la fecundación… Desde la genética molecular hasta la reproducción comparada, la naturaleza nos ha enseñado que [el feto humano] desde el principio es un miembro de nuestra especie. Siendo propiamente, humano por naturaleza… Humano desde la fecundación hasta la muerte» [14]

Lejeune también tuvo que llamar la atención para exponer un mito evolutivo, algunos abortistas de su época sostenían que un feto en sus primeras semanas era un pez, luego evolucionaba a un anfibio, después a un reptil etc., hasta después se formaba un feto humano. Los abortistas decían que si una mujer abortaba en sus primeras semanas estaba abortando un pez o un reptil, pero no a un ser humano, esa absurda idea embriológica fue algo que fue popularizada por un evolucionista seguidor de Darwin llamado: Haeckel.

Haeckel promovió una tesis que enseñaba que «La Ontogenia recapitula la Filogenia», con esa tesis Haeckel afirmó que los embriones vivos en el proceso de su desarrollo repiten el proceso evolutivo por el cual pasaron sus supuestos ancestros. Por ejemplo, un embrión humano en el útero de su madre mostrará primero las características de un pez, luego las de un anfibio, después la de un reptil etc., y por último se convertiría finalmente en un ser humano.

Haeckel hizo dibujos de embriones y decía que esos gráficos eran prueba y evidencia del desarrollo evolutivo de los embriones, pero los científicos demostraron que los embriones reales no se desarrollan de la forma en que Haeckel los dibujó, un científico llamado Rütimeyer fue de los primeros en demostrar que Haeckel había hecho fraude en sus dibujos de embriones, y que los embriones no recapitulan los supuestos antepasados evolutivos como afirmaba el mentiroso Haeckel. [15]

Lejeune en contra de ese mito evolucionista, dijo:

«La vieja teoría del señor Haeckel, quien suponía que la evolución se registraba dentro del desarrollo embrionario, y suponía que al principio el óvulo humano es una ameba, y luego el embrión diminuto es una especie de pez, más tarde una especie de renacuajo etc. La razón por la que he citado eso, señor, es que se trata de una vieja hipótesis totalmente descartada por los hechos… Por la genética molecular y la reproducción comparada, sabemos que desde el principio [el feto humano] es un miembro de nuestra especie. Siendo propiamente, humano por naturaleza, nunca un tumor, nunca una ameba, pez o cuadrúpedo, es el mismo ser humano desde la fecundación hasta la muerte» [16]

La vida humana comienza en el momento de la concepción, la vida es una pero, tiene diferentes etapas de desarrollo, como ser: embrión, feto, bebé, niño, adulto etc. Un adulto no es menos humano que un anciano, un adolescente no es menos humano que un adulto, y un embrión no es menos humano que un niño, desde la concepción inicia la vida y en cada etapa esa vida humana es vida humana, Lejeune dijo:

«Cuando hablamos del embrión, es un poco más tarde. Es cuestión de edad. Ha crecido y se ha desarrollado en la forma especial que llamamos embrión. Cuando está un poco más grande, después de dos meses, lo llamamos un feto y cuando acaba de nacer lo llamamos bebé. Cuando va a la escuela lo llamamos escolar y así sucesivamente. Esas son etapas del desarrollo de una determinada persona» [17]

Lejeune también refutó el argumento del «derecho a elegir sobre el propio cuerpo», claro que la mujer tiene derecho a decidir qué hacerle a su cuerpo, pero una mujer no tiene derecho a hacerle daño a cuerpos ajenos, el feto es un cuerpo individual y si la mujer lo aborta, esa mujer estaría destruyendo un cuerpo que es diferente al suyo, eso sería matar a otro individuo y, por lo tanto, un crimen.

Lejeune enseñó que un feto es un cuerpo distinto al de la mujer, el hecho de que la mujer hace lo necesario para expulsar al niño durante el parto, es prueba que el feto no es el cuerpo de la mujer. [18] Lejeune también usó la ciencia para demostrar que el feto no es el cuerpo de la madre, sino un ser vivo distinto a la madre, Lejeune dijo que el feto:

«Genéticamente es distinto desde el primer momento de la fecundación… La composición genética es una nueva que nunca se ha producido en la historia de la humanidad. Entonces no se puede considerar en ningún momento como parte de la madre. Es una vida humana completamente individual, que se incluye momentáneamente dentro del cuerpo de la madre… Es tan obvio que no es un pedazo de la madre» [19]

Lejeune decía que afirmar que la vida humana inicia desde la fertilización no es una opinión personal, no es una ideología, no es una especulación filosófica metafísica etc., defender que la vida humana inicia desde la fertilización es algo demostrado por la ciencia experimental, Lejeune basado en la evidencia científica, escribió:

«Aceptar el hecho de que, tras la fecundación, ha comenzado un nuevo ser humano ya no es cuestión de gustos u opiniones. La naturaleza humana del ser humano desde la concepción hasta la vejez no es una concepción metafísica. Es una simple evidencia experimental» [20]

Por la ciencia sabemos que desde la concepción hay una nueva vida humana, abortar es destruir esa vida, por lo tanto, un aborto es matar una vida y eso es algo moralmente incorrecto, Lejeune basado en la ciencia y la moral les cerró la boca a los abortistas que alegaban que el aborto no es matar a un ser humano, Lejeune dijo:

«La naturaleza del ser humano está contenida tras la concepción en el mensaje cromosómico, lo que le diferencia de un mono o de un pato. Ya no se añade nada. El aborto mata al feto o embrión, y ese feto o embrión, se diga lo que se diga, es humano» [21]

Lejeune condenó la mifepristona (píldora abortiva) a la cual llamó «El Primer Pesticida Antihumano» [22] Cuando la OMS comenzó a apoyar el aborto, Lejeune reprendió a esa institución y dijo: «He aquí una institución para la salud que se ha transformado en una institución para la muerte» [23]

Lejeune se unió a diversas asociaciones pro-vida, escribió muchos artículos y ofreció muchas conferencias en contra de la legalización del aborto, Lejeune hizo grandes y numerosas contribuciones a la genética médica, pero su oposición al aborto le acarreó muchos enemigos, por esa razón Lejeune sabía que si seguía apoyando la vida desde el momento de la concepción, iba a perder el Premio Nobel.

Pero eso no detuvo a Lejeune, Lejeune prefirió luchar por la vida y condenar el aborto aunque eso lo llevara a perder el Premio más anhelado por los científicos, él prefirió luchar por los indefensos en lugar de quedar inmortalizado entre los laureados por la Academia Sueca.

Lejeune pronunció un discurso contra el aborto entre importantes científicos y después de ello sabía que no le entregarían el Premio Nobel, por esa razón Lejeune le escribió a su esposa en una carta:

«Hoy perdí mi Premio Nobel de Medicina» [24]

Efectivamente, a Lejeune no le dieron el Premio Nobel que bien merecido se lo tenía, Isis Barajas escribió un artículo titulado: «Merecía el Premio Nobel pero se lo negaron por oponerse al aborto eugenésico y defender la vida» [25]

En culturas antiguas como ser: Egipto, Babilonia, Grecia etc., el aborto era algo común, pero después del primer siglo la Iglesia comenzó a condenar el aborto (La Didaje, Tertuliano, Jerónimo, Crisóstomo etc.,) fue así como el cristianismo promovió una moral anti-abortista la cual moldeó a la sociedad y por lo cual se condenó el aborto y las naciones lo pusieron bajo prohibición. Los ateos que odiaban el evangelio, buscaron despenalizar el aborto para así destruir el cristianismo, Lejeune sobre este punto dijo:

«Los enemigos de la vida saben que para destruir la civilización cristiana, primero deben destruir a la familia en su punto más débil: el niño. Y entre los más débiles, deben elegir al menos protegido de todos: aquel que nunca ha sido visto; el que aún no ha visto la luz del día; el que ni siquiera puede gritar de angustia» [26]

La ciencia médica se debe usar para preservar la vida de las personas, no para destruirlas, por esa razón Lejeune se opuso a que los médicos les quitarán la vida a seres humanos por medio de dos formas de destrucción (el aborto y la eutanasia)

El aborto y la eutanasia de ninguna manera deben de formar parte de la ciencia médica y, un verdadero médico, jamás se prestaría para tales actos abominables, Lejeune dijo:

«Durante miles de años, la medicina se ha esforzado por luchar por la vida y la salud contra la enfermedad y la muerte. Cualquier inversión de este orden cambiaría por completo la propia medicina» [27]

4- HOMBRE DE FE

Lejeune reconoció a Jesús como su señor y su maestro moral, tomaba las enseñanzas de Jesús como guía para su comportamiento, Lejeune dijo:

«Una sola frase, dicha por el mismo Jesús, será suficiente para determinar nuestro comportamiento» [28]

Lejeune se unió a la Iglesia Católica y se hizo amigo personal de la máxima autoridad de esa institución; el Papa.

Como informa un artículo:

«El profesor Jérôme Lejeune siempre tuvo una relación cercana al Vaticano y fue amigo personal del papa Juan Pablo II» [29]

5- CONCLUSIÓN

Lejeune fue un gran científico, pero también una gran persona, el científico y médico español Carlos Marina, sobre este gran hombre, escribió:

«Jerome Lejeune, investigador principal en el Centro de Investigaciones Científicas de París, el 24 de junio de 1960, defendió ante la Facultad de Ciencias de la Universidad de París una Tesis Doctoral en Ciencias Naturales sobre el tema del mongolismo (hasta entonces auténtico enigma diagnóstico) objeto de una audaz hipótesis propuesta por el Dr. Lejeune: toda la variada sintomatología clínica detectada en estos pacientes es debida a un “accidente cromosómico”, evento dominante que abarca un gran número de genes. La inolvidable novedad que este joven investigador va a aportar es, por vez primera, una prueba experimental irrefutable: el cultivo de tejidos, mediante técnica original, para el recuento de los cromosomas de cada paciente en estudio. El mongolismo está marcado por la triplicación de un cromosoma, se trata, pues, de una “trisomía”, localizada en el par 21, a la que Jerome Lejeune propone llamar “trisomía 21”. Se acababa de iniciar la moderna Citogenética Humana, basada en el estudio de los cromosomas. Hasta aquí, el hecho por todos conocido. La gran sorpresa es el interesantísimo lado humano de Lejeune, su capacidad de escuchar y comprender a sus pacientes y familiares, apoyándolos con incansable eficacia; su firme defensa de la vida, conjugando sabiamente ciencia y conciencia, ironía y valentía; su brillante oratoria en conferencias y debates públicos comunicando a todos una y mil veces la importancia de la vida del no nacido desde el momento de la concepción. Nos encontramos ante un gran sabio y modelo de humanidad; una gran personalidad construida sobre cuatro sólidas columnas: sencillez, inteligencia, bondad y extraordinaria fecundidad» [30]

6- APÉNDICE: NEO-DARWINISMO

Darwin promovió la idea de que la vida surgió por procesos químicos aleatorios sin guía debajo del agua y, que esa forma simple de vida luego evolucionó gradualmente en diversas especies.

Tiempo después personas adeptas a las enseñanzas de Darwin continuaron promoviendo esa idea en una forma más actualizada conocida como neo-darwinismo, el neo-darwinismo sostiene que mutaciones al azar más selección natural, de forma lenta y gradual, hicieron que un tipo de especie evolucionara en nuevos tipos de especies diferentes, creando así nuevas categorías taxonómicas.

Lejeune con el paso del tiempo se convirtió en un crítico del neo-darwinismo. [31]

Lejeune mencionó como Darwin propuso que la humanidad surgió evolutivamente de bestias antiguas para oponerse así a las enseñanzas del cristianismo, Lejeune dijo:

«Darwin ciertamente usó su teoría para tratar de desmantelar la antropología cristiana» [32]

Lejeune contra la simplista tesis neo-darwinista que apela a eventos genéticos al azar como la causa que incrementa la información genética para crear nuevas especies, afirmaciones que desde el punto matemático son improbables, dijo:

«Existe la teoría neodarwiniana que asume que todo sucedió por mutaciones al azar y que todo se ordenó por la necesidad de supervivencia… Lo que podemos decir con certeza, es que si se hubiera tomado el mecanismo neodarwiniano (mutación y selección) la evolución no se habría producido, porque es absolutamente imposible dada la cantidad de sucesivos cambios favorables que se necesitan… La absoluta improbabilidad de que la información aumente por la simple acción del azar… No hay forma de escapar de esta dificultad. Estamos absolutamente seguros de que no es posible explicar la aparición de las especies y las diferentes formas de vida aplicando la teoría neodarwiniana, no explica nada» [33]

Lejeune también dijo:

«Es absurdo imaginar que el azar sea capaz de construir una máquina mucho más complicada que las computadoras más grandes. Es tan absurdo suponer que el cerebro humano ha sido creado por ensayo y error, como suponer que las piezas de repuesto de una computadora se han convertido en una pequeña IBM» [34]

Los peces siempre producen peces, las aves siempre producen aves, los simios simios, los reptiles reptiles etc., las especies se reproducen según su especie y no dan paso a otras, eso debido a las barreras genéticas que existen en cada tipo de ser vivo, Lejeune sobre este punto, dijo:

«¿Cómo es que hay especies? Ésta es una pregunta que los evolucionistas no se hacen a sí mismos… ¿Por qué un elefante siempre se reproduce estrictamente dentro de la raza de elefantes? Hay una razón para esto. Y la razón es que su herencia genética está organizada en una estructura figurativa, que son los cromosomas, y que los cromosomas son en cierto modo los volúmenes de la enciclopedia de la vida, las tablas de la ley de la vida grabadas allí con estos caracteres, es decir, cada especie tiene sus propias tablas de la ley que sabemos distinguir unas de otras. Se puede decir en general que cada especie tiene un cariotipo particular (apariencia y estructura interna de los cromosomas). Reconocemos al chimpancé, gorila u orangután por su cariotipo, y de la misma manera reconocemos a todos los hombres por sus cariotipos» [35]

Lejeune en contra de la afirmación de los neo-darwinianos que sostienen que las nuevas especies emergen de forma gradual, dijo:

«Es interesante, porque a partir de la estructura real del cromosoma podemos demostrar que la especie humana no provino de una humanización progresiva de un pre-humano. Podemos estar tan seguros de que el gorila nunca llegó a ser gorila por una gorilización progresiva de un pre-gorila. Esas cosas no son ciertas, se cuentan en libros clásicos de biología pero ya no son ciertas. Sabemos que para hacer una nueva especie se necesita un cambio muy preciso de los cromosomas que no puede ocurrir progresivamente en una población general… Una nueva especie no es en absoluto el cambio progresivo de una raza que se adapta cada vez más a su medio ecológico» [36]

Los evolucionistas usan ejemplos de adaptación y los presentan como prueba de la evolución, eso es falso, adaptación no es evolución, ejemplo: Si una población de aves emigra a un lugar donde solo hay semillas duras, las aves de pico pequeño y débil no podrán alimentarse y morirán, pero las aves que tengan un pico más largo y duro si podrán alimentarse de esas semillas duras y se adaptarán al lugar, esas aves seguirán reproduciéndose y su descendencia será del mismo tipo de aves, no se transformaran en otro tipo de animal, ergo; no hay evolución.

La adaptación no hace que emerjan seres vivos nuevos y distintos que produzcan nuevas categorías taxonómicas, por ende; no hay modificación evolutiva, Lejeune dijo que:

«La adaptación local no debe confundirse con la modificación evolutiva» [37]

Lejeune comparó el neo-darwinismo con el antiguo sistema astronómico ptolemaico geocentrista, ese sistema se demostró que era falso, Lejeune dijo:

«El neo-darwinismo está alcanzando ahora el mismo punto en la historia de la ciencia que el sistema ptolemaico en astronomía, el sistema epicicloidal, adquirió hace tiempo, nosotros sabemos que no funciona» [38]

Lejeune por obligación tenía que enseñar neo-darwinismo a sus estudiantes, pero Lejeune dejó claro que él no creía en esa tesis evolutiva porque era falsa e inexacta, Lejeune dijo:

«Yo no puedo aceptar la teoría que enseño a mis estudiantes cada año. Dejame explicar. Yo enseño la teoría sintética conocida como neodarwinismo. Sabemos que es mala, inexacta» [39]

 

Yoel Kesep 13/06/2022

Notas:

[1] Jean-Marie Le Méné, Profesor Lejeune: fundador de la genética moderna, Cantagalli, Siena, 2008 p. 52

[2] Bryan H. Bunch, Handbook of Current Health & Medicine, 1994 p. 30

[3] José Ramón Ayllón, Antropología paso a paso, 2013

[4] Rosa Martha Abascal, Padre de la genética moderna, Jerome Lejeune:

http://es.catholic.net/op/articulos/13684/padre-de-la-gentica-moderna-jerome-lejeune.html#modal

[5] Anne Bernet, Jérôme Lejeune: Biographie, 2004 p. 67

[6] Ibíd., p. 77

[7] Ibíd., p. 46

[8] Ibíd., p. 166

[9] Rodríguez Caballero, Ángela; Torres Lagares, Daniel; Rodríguez Pérez, Antonio; Serrera Figallo, María Ángeles; Hernández Guisado, José María; Machuca Portillo, Guillermo (mayo de 2010). «Cri du chat syndrome: A critical review». Med Oral Patol Oral Cir Bucal. 15 (13): e473-e478

[10] Anne Bernet, Ibíd., p. 338

[11] Le professeur Lejeune, élu à l’Académie nationale de médecine:

https://www.lemonde.fr/archives/article/1984/03/15/le-professeur-jerome-lejeune-elu-a-l-academie-de-medecine_3016126_1819218.html

[12] Anne Bernet, Ibíd., p. 387

[13] Lejeune citado en: Rosa Martha Abascal, Ibíd.

[14] Lejeune citado en: The Human Life Review, 1975 p. 107

[15] Para más información sobre los fraudes realizados por el evolucionista Haeckel, ver la siguiente publicación:

Yoel Kesep, Fraudes, mentiras y evolución, 15/12/2020

https://apologeticaparaateos.wordpress.com/2020/12/17/fraudes-mentiras-y-evolucion/

[16] Lejeune citado en: The Human Life Review, 1975 p. 107

[17] Ibíd.

[18] Anne Bernet, Ibid., p. 384

[19] Entrevista a Lejeune por R.L. Sassone en «Genetica De Seres Humanos», 1977

[20] Lejeune citado en: Margery W. Shaw, Defining Human Life: Medical, Legal, and Ethical Implications, 1983 p. 317

[21] Lejeune citado en: Ignacio Del Villar, Jérôme Lejeune: origen genético del síndrome de Down, 09.02.2020

[22] L’Église catholique s´oppose à la pilule RU 486 en dix points, revue Documentation Information catholiques internationales (DICI), n o 205, 14 novembre 2009, pp. 6-7

[23] Jérôme Lejeune, un hombre de ciencia y principios:

http://www.portalunoargentina.com.ar/contenidosver.asp?id=24152

[24] Lejeune citado en: Bernet, Jérôme Lejeune: Presses de la Renaissance, Paris, 2004 p. 346

[25] Isis Barajas, Merecía el premio Nobel pero se lo negaron por oponerse al aborto eugenésico y defender la vida, ReL, 05 agosto 2012

https://www.religionenlibertad.com/personajes/24158/merecia-el-premio-nobel-pero-se-lo-negaron-por-oponerse-al.html

[26] Lejeune citado en: Brian Kelly, Words of Dr. Lejeune on Pre-Born Human Life, Discoverer of Gene Causing Down Syndrome, MAR 16, 2017

[27] Lejeune citado en: Mary Le Rumeur, «To kill or not to kill, that is the question», Jun 21, 2016

[28] Philip Kosloski, Down syndrome could get a patron saint, 03/18/21

[29] Científico que descubrió origen del síndrome de Down da el primer paso para ser santo, Periódico «Semana», 22/1/2021

[30] Carlos Marina, El PROFESOR LEJEUNE. Fundador de la Genética moderna, 2013

[31] Jerry Bergman PhD, Darwin Skeptics: A Select List of Science Academics, Scientists, and Scholars Who are Skeptical of Darwinism

http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/summary?doi=10.1.1.693.5846

[32] Jérôme Lejeune, Entrevista sobre el Darwinismo (Geffroy & Th. Grimaux)

[33] Ibíd.

[34] Ibíd.

[35] Entrevista a Lejeune por R.L. Sassone en «Genética De Seres Humanos» 1977

[36] Ibíd.

[37] Lejeune en: Jean-Marie Le Méné, Profesor Lejeune, fundador de la genética moderna, Cantagalli, Siena, 2008 p. 79

[38] Lejeune Quoted from Conference Paper dated October 1975, The Beginning of Life, by Professor Jerome Lejeune, Chair of Fundamental Genetics, University of Paris, France

[39] From a French recording of internationally recognised geneticist, Professor Jerome Lejeune, at a lecture given in Paris on March 17, 1985. Translated by Peter Wilders of Monaco

Comments are closed.