La evolución es un vestigio para la ciencia

LA EVOLUCIÓN UN VESTIGIO PARA LA CIENCIA

-Yoel Kesep 27/12/2020

 

Descarga PDF: https://www.mediafire.com/file/ikyu8u52oh3a9gh/EvolucionVestigioCiencia.pdf/file

1- INTRODUCCIÓN
2- ÓRGANOS VESTIGIALES
3- UN CIRUJANO Y FALSEDAD VESTIGIAL
4- SOBRE UN ICONO DE LA EVOLUCIÓN
5- CONCLUSIÓN

 

1- INTRODUCCIÓN

Darwin fue un naturalista aficionado [1] que nunca en su vida entró a un laboratorio para estudiar personalmente los órganos y así investigar fisiológicamente las propiedades y funciones de los órganos del cuerpo humano.

En la época de Darwin la fisiología estaba en pañales, dado a las limitaciones de la ciencia de esa época no se había podido determinar la función de muchos órganos, así que no se sabía para que servían.

Darwin basado en la ignorancia de la función de ciertos órganos pensó que esos órganos eran inútiles, Darwin llamó a esos órganos “órganos inservibles” y sus posteriores discípulos darwinistas continuaron alegando que el cuerpo humano era un costal de órganos vestigiales inservibles, órganos basura que por el proceso evolutivo habían quedado inútiles.

Pero la ciencia fue demostrando que muchos órganos considerados inútiles en realidad si tienen función, cuando hablamos de este tema claro que estamos hablando de basura, pero la basura no son “Los órganos dentro el cuerpo humano” la basura es “La evolución dentro de las ciencias naturales”

2- ÓRGANOS VESTIGIALES

Darwin publicó en el año de 1859 un fantasioso libro titulado “El origen de las especies” donde escribió la ridiculez de que es posible concebir que los peces pueden transformen en aves verdaderas. [2]

En ese libro Darwin estiró la imaginación y le dio rienda suelta afirmando que un organismo microscópico había evolucionado ramificándose en diferentes tipos de seres vivos dando así paso a todas las especies que hoy pueblan el orbe terráqueo, en ese libro Darwin comenzó a promover la idea de que las especies tienen órganos inútiles sin función alguna, Darwin escribió:

“Los órganos o partes en esta extraña condición, que llevan el claro sello de inutilidad, son sumamente frecuentes, y aun generales” [3]

Años después, en 1871, Darwin escribió otro libro tratando solamente la supuesta evolución humana, su libro fue titulado “El Descenso del hombre”

En ese libro Darwin escribió que los humanos habían evolucionado de monos cuadrúpedos que se alimentaban de hojas, según Darwin, los humanos evolucionaron de monos del viejo mundo. [4]

Darwin como “prueba” de la evolución humana dijo que había órganos que eran útiles en las especies antiguas que fueron nuestros ancestros, pero cuando el hombre evolucionó, ya no necesitaba más de esos órganos, razón por la cual esos órganos quedaron inutilizables, así que nuestros cuerpos continuaron albergando esos órganos sin función como restos evolutivos.

Darwin a esa idea los llamó “Órganos Rudimentarios” Darwin escribió que los órganos rudimentarios son órganos “Absolutamente Inútiles” [5] y escribió una lista de órganos del cuerpo humano, que según él, eran basura en nuestro cuerpo producto del proceso evolutivo.

Los discípulos de Darwin siguieron cargando con esa idea sobre sus espaldas, ellos decían que los órganos inútiles en nuestros cuerpos eran “vestigios” de la historia evolutiva humana, fue así como se popularizó llamar a órganos considerados sin función “órganos vestigiales”

El evolucionista Asimov en el año 1959 escribió:

“Las criaturas vivientes, incluido el hombre, son museos de estructuras que no tienen ninguna función útil pero que representan los restos de órganos que alguna vez tuvieron algún uso” [6]

Los darwinistas se divirtieron creando larguísimas listas de supuestos órganos inútiles e inservibles, Hackett Newman un zoólogo evolucionista dijo:

“Hay, según Wiedersheim, no menos de 180 estructuras vestigiales en el cuerpo humano, suficientes para hacer de un hombre un verdadero museo de antigüedades andante” [7]

3- UN CIRUJANO Y FALSEDAD VESTIGIAL

La idea de órganos vestigiales influenció para mal, muchos órganos se consideraban como inútiles y se extirpaban por completo, lo cual llevaba a que las personas enfermaran e incluso murieran, pero tiempo después los médicos y cirujanos comprendieron que esos órganos no eran inútiles, en realidad, simplemente se desconocía sus funciones.

El Dr. Ross Pettigrew de Nueva Zelanda es profesor titular en la Facultad de Medicina de la Universidad de Otago, es cirujano en el Hospital Dunedin, es investigador quirúrgico. Es responsable de la mayor parte de la cirugía pediátrica en el Hospital de Dunedin, que incluye la operación de bebés recién nacidos. El Dr. Pettigrew es un crítico del evolucionismo, en una entrevista dijo como la mitológica idea evolutiva de los órganos vestigiales ha afectado negativamente a la cirugía, El Dr. Pettigrew dijo:

“La glándula tiroides: Durante muchos años, desconcertó a los médicos en cuanto a su función. Claramente era una glándula, por su estructura, pero no tenía un conducto para enviar sus secreciones a ninguna parte. Cuando las personas tenían una tiroides agrandada (bocio), se extraía. En la década de 1870, Theodore Kocker, el joven profesor de cirugía en Berna que era el experto mundial, descubrió que algunos de sus pacientes se estaban volviendo locos pocos años después de la operación. Al recordar a sus pacientes y examinar sus notas de operación, descubrió que si había dejado algo de tiroides, los pacientes no se volvían locos. No fue hasta 30 años después que se descubrió la tiroxina, la secreción de la glándula y se confirmó la naturaleza esencial de esta hormona. Ahora ni siquiera un estudiante de medicina principiante duda de la importancia del sistema endocrino que comprende glándulas sin conductos que secretan hormonas” [8]

Sobre el Timo, los evolucionistas también lo consideraron un vestigio inútil ya que no funciona en los adultos, pero el Timo no es de ninguna manera inútil, en realidad si tiene función ya que cuando las personas son bebes el Timo programa un tipo de células las cuales son necesarias para la etapa adulta evitando que las infecciones maten a las personas, El Dr. Pettigrew dijo:

“El Timo se encuentra detrás del esternón en la parte superior del pecho. Se sabía que era relativamente grande y activo en bebés y niños, pero se reducía a medida que uno crecía. Se eliminó por muchas razones y se consideró redundante y un vestigio evolutivo. Eso fue hasta la comprensión del sistema inmunológico en las décadas de 1950 y 1960. Se encontró que esta glándula es esencial para programar ciertas células sanguíneas (llamadas linfocitos T) para atacar el tejido extraño. Si bien no funciona en adultos, es fundamental en los bebés. Los niños que nacen sin esta glándula sucumben a la infección y mueren muy rápidamente sin tratamiento” [9]

4- SOBRE UN ICONO DE LA EVOLUCIÓN

El apéndice se convirtió en un icono de la evolución, eso se debe a que el sofista Darwin en su libro “El Descenso del hombre” escribió que los órganos rudimentarios son órganos “absolutamente inútiles” y luego prosiguió escribiendo que el apéndice humano era “un órgano rudimentario” [10] llamándolo también “inútil” [11]

Desde entonces, los darwinistas enseñaron que el apéndice humano era totalmente inútil sin función alguna. En el año 1921 H. C. Hengell escribió:

“El apéndice se describe como un órgano vestigial que no tiene ningún propósito actual en el hombre” [12]

Pero tiempo después el apéndice fue investigado seriamente y se descubrió que no era un órgano basura, inútil sin función alguna, un texto médico de 1995 informó:

“La mucosa y submucosa del apéndice están dominadas por nódulos linfoides y su función principal es la de órgano del sistema linfático” [13]

Una investigación realizada en el 2007 demostró más funciones del apéndice, no todas las bacterias son dañinas, de hecho, nuestro cuerpo contiene muchas bacterias que son beneficiosas, muchas bacterias ayudan a que digiramos nuestros alimentos.

Pero las bacterias buenas mueren, también la disentería expulsa las bacterias buenas de nuestro cuerpo, pero los humanos necesitamos ese tipo de bacterias, pues resulta que una función del apéndice es proteger y producir gérmenes buenos para el intestino, Seth Borenstein sobre esta investigación escribió:

“Hay más bacterias que células humanas en el cuerpo. La mayor parte es buena y ayuda a digerir los alimentos, Pero a veces la flora de bacterias en los intestinos muere o se purga. Enfermedades como el cólera o la disentería amebiana limpiarían el intestino de bacterias útiles. El trabajo del apéndice es reiniciar el sistema digestivo en ese caso… El apéndice produce y protege los gérmenes buenos para el intestino. El apéndice “actúa como un buen refugio para las bacterias”, dijo el profesor de cirugía de Duke, Bill Parker, coautor del estudio. Además, el crecimiento del órgano en forma de gusano actúa como una fábrica de bacterias, cultivando los gérmenes buenos, dijo Parker” [14]

5- CONCLUSIÓN

Cuando los mitólogos evolucionistas digan que “X órgano del cuerpo humano es un órgano vestigial” en lugar de ser crédulos y tragarnos acríticamente sus afirmaciones, debemos ser escépticos, los mitólogos evolucionistas tienen un largo historial de fallas y errores, sus ideas de órganos y estructuras basuras en realidad han sido una basura que ha frenado y retrasado el avance científico, creer que habían órganos inútiles ralentizó por mucho tiempo el incentivo de investigar y buscar una función en dichos órganos.

Como la tecnología no estaba muy avanzada no se sabía la función total del ADN, muchas partes del ADN no codifican proteínas, y como se ignoraba la función de esa parte del ADN, los evolucionistas basados en la ignorancia dijeron que era “ADN Basura” un vestigio de la evolución humana. Pero las modernas investigaciones han demostrado que el ADN que no codifica proteínas si tiene otras funciones importantes. Keaton Halley perfectamente dijo lo siguiente:

“El historial de los evolucionistas con respecto a las supuestas partes del cuerpo “vestigiales” no inspira confianza. En el famoso ‘juicio Scopes’ de 1925, los evolucionistas afirmaron que había “no menos de 180 estructuras vestigiales en el cuerpo humano”. Desde entonces, se han descubierto funciones para esencialmente todos estos, incluidas funciones importantes conocidas para las amígdalas y el apéndice, para citar dos ejemplos comunes. Sin embargo, los evolucionistas han continuado obstaculizando la ciencia al declarar que varias partes del cuerpo son inútiles, siendo un ejemplo el “ADN basura”… Los evolucionistas desde Darwin han estado inculcando tales tonterías al público” [15]

El científico brasileño Marcos Eberlin es un profesor emérito. [16] Eberlin es miembro de la Academia Brasileña de Ciencias y recibió la Orden Nacional de Mérito Científico de Brasil en 2005 y la Medalla Thomson en 2016 [17] Eberlin es un ex-evolucionista y escribió un libro contra el mito evolutivo en el cual correctamente señaló:

“Darwin y sus seguidores asumieron que el apéndice era un órgano vestigial inútil, un sobrante de cuando caminamos sobre cuatro patas y comimos una dieta vegetariana. Esta leyenda evolutiva, basada en mucha retórica y poca evidencia, ha existido desde que Darwin la defendió en “El Descenso Del Hombre”. De modo que el argumento darwiniano de que el apéndice es un órgano vestigial que sustenta la teoría de la evolución es en sí mismo un vestigio, un vestigio del darwinismo del siglo XIX” [18]

Kyle Butt remata:

“El apéndice no es inútil, pero la evolución si lo es… Desde hace varias décadas, los evolucionistas han estado usando varias líneas de razonamiento gastadas y refutadas en un intento de reforzar su cada vez más frágil teoría de la descendencia común para todos los organismos. Una de estas tácticas pasadas de moda es la idea de que el cuerpo humano contiene restos, vestigios prácticamente inútiles que alguna vez, en nuestros primeros antepasados, fueron órganos vibrantes necesarios para la supervivencia… Estos vestigios “inútiles” de la evolución, sin embargo, resultaron no ser nada por el estilo. El Dr. Houts señaló que estos órganos eran “inútiles” solo en el sentido de que los científicos y los médicos ignoraban sus funciones. A medida que la comunidad médica aplicó más investigaciones al cuerpo humano, la lista se redujo rápidamente. Lo único que parece ser inútil en esta discusión es la teoría de la evolución” [19]

 

Yoel Kesep 27/12/2020

Notas:

[1] Darwin no fue científico profesional con formación en biología, Darwin en su juventud estaba estudiando medicina en la Universidad de Edimburgo pero abandonó la carrera, luego su padre lo mandó a la Universidad de Cambridge a estudiar teología. Darwin toda su vida fue un naturalista aficionado, y de hecho, los científicos profesionales de la época (como Pierre de la Academia Francesa de Ciencias y Agassiz de la Universidad de Harvard) señalaron y refutaron los errores de Darwin, como señala Vance Ferrell:

“Darwin no era un científico profesional sino un aficionado, y uno que realizo un trabajo de peor calidad que el de la mayoría de su tiempo”

— Vance Ferrell, The Evolution Handbook, Edition 1996 p. 113

[2] Existen peces que con sus aletas se impulsan brevemente fuera del agua y luego vuelven a caer y se zambullen bajo del agua, a esos peces se les conoce como peces voladores, Darwin incluso escribió sobre la idea de concebir que ese tipo de peces pudieran convertirse en aves verdaderas, Darwin escribió:

“Es concebible que los peces voladores, que ahora se deslizan a gran distancia por el aire, subiendo y girando ligeramente con la ayuda de sus aletas, podrían haber sido modificados en animales perfectamente alados”

— Charles Darwin, Origin of Species, 1859 p. 182

[3] Charles Darwin, Origin of Species, 1869 p. 535

[4] Darwin si enseñó que los humanos evolucionaron de los monos, cosa que los evolucionistas modernos tienen el descaro de negar, para información detallada sobre este asunto, leer la siguiente publicación:

https://refutandoelateismo.blogspot.com/2020/12/darwin-los-humanos-evolucionaron-de-los.html

[5] Charles Darwin, The Descent of Man, 1871 p. 17

[6] Asimov, Words of Science, Signet Reference Books, Nueva York, 1959 p. 30

[7] Hackett Newman citado en: The World’s Most Famous Court Trial: The Tennessee Evolution Case, 1990 p. 268

[8] Dr. Ross Pettigrew interviewed by Dr. Jonathan Sarfati in: Performing surgery upon evolutionary thinking, Creation 29(3):46–48, June 2007

[9] Ibid

[10] Charles Darwin, The Descent of Man, 1871 p. 27

[11] Ibid

[12] H. C. Hengell, Man Or Ape?: Reflections on Evolution, 1921 p. 11

[13] Frederic H. Martini, Ph.D., Fundamentos de Anatomía y Fisiología, 1995 p. 916

[14] Seth Borenstein, Científicos: el apéndice puede ayudar a proteger los gérmenes buenos, Associated Press, 5 Octubre 2007

[15] Keaton Halley, Tailbone “serves no purpose”? New York Museum of Natural History misleads the public, 27 April 2017

[16] https://www.waters.com/waters/en_US/Emeritus-Professor-Marcos-Eberlin%3Cbr%3EThomson-Mass-Spectrometry-Laboratory%3Cbr%3EBrazil/nav.htm?cid=134651990&locale=en_US

[17] https://web.archive.org/web/20160620214532/http://www.abc.org.br/resultadoPT.php3?codigo=meberlin

[18] Marcos Eberlin, Foresight: How the Chemistry of Life Reveals Planning and Purpose, 2019 p. 121

[19] Kyle Butt, Appendix Not Useless, But Evolution Is, 2007

Comments are closed.