Un mito sobre humanos y chimpancés

UN MITO SOBRE HUMANOS Y CHIMPANCÉS

-Yoel Kesep 05/02/2021

 

Descarga PDF: https://www.mediafire.com/file/ffp8hq7roi96ogq/HumanosChimpances.pdf/file

1- INTRODUCCIÓN
2- HUMANOS Y EVOLUCIÓN
3- FALSEDAD DE LA EVOLUCIÓN
4- CREACIÓN
5- CONCLUSIÓN
6- APÉNDICE: SINGULARIDAD HUMANA

 

1- INTRODUCCIÓN

Cuando Darwin escribió su fantasioso libro “El Origen De Las Especies” en el año 1859 [1] científicos de prestigiosas Universidades como ser: Cambridge [2] Harvard [3] y Edimburgo [4] demostraron las falsedades promovidas por Darwin.

Un científico señaló que la tesis de Darwin no debía ser aceptada ya que no tenía evidencia a su favor. [5]

Una teoría sin evidencia que la respalde, no puede ser aceptada como verdadera, por esa razón, un seguidor de Darwin llamado Haeckel hizo fraudes en dibujos de embriones para así “probar” la evolución desde la embriología.

Haeckel decía que “La Ontogenia Recapitula la Filogenia”, con esa tesis Haeckel afirmó que los embriones vivos en el proceso de su desarrollo repiten el proceso evolutivo por el que pasaron sus ancestros. Por ejemplo, un embrión humano en el útero de su madre mostrara primero las características de un pez, luego las de un anfibio, después la de un reptil etc., y hasta después del proceso evolutivo se convertiría finalmente en un ser humano.

Nótese esto importante, desde la época de Haeckel los científicos se percataron que los embriones no recapitulan procesos evolutivos, el desarrollo ontogénico no recapitula filogenias, un científico llamado Rütimeyer fue de los primeros en señalar que Haeckel hizo fraude en los dibujos de embriones.

Pero a pesar de eso, el mito de la recapitulación embrionaria y los dibujos de Haeckel siguieron siendo usados en los libros de texto de biología, durante décadas se usó ese fraude como prueba de la evolución, incluso el famoso científico Stephen Gould tuvo que llamar la atención en pleno año 2000 para que los libros de biología dejaran de promover ese fraude. [6]

Otra afirmación hecha por los evolucionistas para “probar” la evolución de los humanos, fue la afirmación de que los humanos tenemos una similitud genética del 99% con los chimpancés, según los evolucionistas, hubo un ancestro común del cual evolucionaron los humanos y los chimpancés, y debido a que descendemos de la misma especie, compartimos similitud, la cual es de un 99%.

Pero esa afirmación de que los humanos somos 99% similares genéticamente a los chimpancés se debe a un antiguo estudio de comparación que se hizo en el año de 1975 [7] con una tecnología anticuada que no permitía hacer un estudio total del genoma humano y el de los chimpancés para luego compararlos y saber así exactamente el nivel de similitud.

Pero la ciencia ha avanzado mucho desde 1975, en el año 2002 el científico Roy Britten hizo más estudios y demostró que los humanos y chimpancés no somos 99% similares, la revista científica “New Scientist” sobre esta investigación dijo que:

“Somos más únicos de lo que se pensaba anteriormente, según nuevas comparaciones de ADN de los humanos y chimpancés… De hecho, compartimos menos del 95% de nuestro material genético” [8]

Como vemos, esa afirmación que los humanos y chimpancés somos 99% similares, es una afirmación basada en datos anticuados y caducos de hace décadas atrás, pero como quiera, por sorprendente que sea, los evolucionistas aún siguen usando ese mito que somos 99% similares y que eso es “prueba” de la evolución humana.

No importa que estemos en pleno año 2021, aún se sigue repitiendo ese mito, la reconocida cadena de noticias BBC publicó un artículo donde vertió las declaraciones del paleoantropólogo evolucionista Juan Luis Arsuaga.

Juan Luis Arsuaga dijo:

“También somos un primate que comparte el 99% de sus genes con el chimpancé” [9]

Esa afirmación es inexacta y falsa, es sorprendente que un medio como la BBC siga reproduciendo mitos que ya han sido refutados por la ciencia moderna.

2- HUMANOS Y EVOLUCIÓN

La idea de que los humanos se originaron a partir de otra especie, es una fantasía que fue enseñada en la antigua Grecia, un griego llamado Anaximandro sin prueba ni evidencia alguna, basándose en la más infantil imaginación, afirmó que los peces habían sufrido un proceso de transformación hasta convertirse en hombres. [10]

Una obra de filosofía señala que el griego Anaximandro enseñaba que:

“El hombre evolucionó progresivamente de un pez el cual vivía en una concha” [11]

Esa idea de Anaximandro fue un total disparate, tal idea es algo que va en contra de la realidad, en la realidad natural podemos percibir observacionalmente que las especies no se transforman en otras, en la realidad las especies se reproducen según su propia especie para así perpetuar sus linajes, lo que existe en la naturaleza es perpetuación y no evolución.

En la naturaleza no es un hecho que las especies se transformen en otras especies diferentes, por lo tanto, afirmar que las especies se pueden transformar en otras solamente es una idea a priori sin correspondencia con la realidad, una fantasía que no está basada en hechos empíricos sino que más bien va en contra de ellos.

Tiempo después ese mito evolutivo griego fue reciclado por un francés conocido como Lamarck el cual trató de “vestir” el mito evolutivo con ropaje de ciencia.

Lamarck fue un naturalista que escribió un libro llamado “Zoología Filosófica”, en ese libro continuó enseñando la fantasía de que una especie podía transformarse en especies distintas, Lamarck continuó enseñando que los humanos eran producto de una evolución, pero eliminó a los peces como ancestros de los humanos como enseñaba Anaximandro, en su lugar, Lamarck escogió a los monos como ancestros evolutivos de la humanidad.

Lamarck dejando volar su imaginación escribió que los monos al caminar solo con dos patas y tener las patas delanteras libres, sus patas delanteras se transformaron en brazos, así se consiguió el bipedalismo y los monos se transformaron en humanos, Lamarck sin prueba alguna y basado enteramente en la imaginación escribió lo siguiente:

“Ciertamente, si alguna raza de monos pierde por necesidad de circunstancias, o alguna otra causa, el hábito de trepar a los árboles y agarrar ramas con los patas… Y si los individuos de esa raza, durante generaciones, se vieron obligados a usar sus patas solo para caminar y dejaron de usar sus manos como pies, sin duda, estos simios se transformarían en seres de dos manos y sus pies ya no servirían para nada más que caminar” [12]

Más de 50 años después, un naturalista ingles llamado Charles Darwin siguió enseñando las fantasías de Lamarck, Darwin continuó enseñando que los simios habían evolucionado y se habían convertido en humanos, Darwin escribió:

“En consecuencia, no cabe duda de que el hombre es un vástago del tallo de los simios del Viejo Mundo” [13]

Con el paso del tiempo los neo-darwinistas de forma ad-hoc cambiaron la enseñanza de Darwin, ya que, si los humanos evolucionaron de monos, los monos deberían ser una especie antigua y ancestral la cual al evolucionar en humanos hubiera quedado desaparecida, pero como podemos ver, los monos aún existen, así que los humanos no pudieron evolucionar de los monos.

Por esa razón los neo-darwinistas comenzaron a enseñar que los humanos no evolucionaron de los monos, sino que en realidad, tanto los humanos como los monos evolucionaron de un antiguo ancestro común, como menciona Ferrel:

“Darwin enseñó que el hombre vino del mono, y que las razas más fuertes lo harían, dentro de un siglo o dos y destruirían a los más débiles. Los evolucionistas modernos afirman que el hombre y el mono descendieron de un antepasado común” [14]

3- FALSEDAD DE LA EVOLUCIÓN

Los neo-darwinistas modernos afirman que los humanos y chimpancés evolucionaron desde bestias antiguas cuadrúpedas que representan a un “Ancestro Común” pero ¿Es eso posible? y aun mejor ¿Hay evidencia de tales alegatos?

En primer lugar, el imaginario ancestro común del cual supuestamente evolucionaron los humanos y simios, representa a una población antigua de bestias antiguas silvestres y no bípedas. Esas especies estaban adaptadas a andar en cuatro patas, tenían su propia fisiología y morfología que hacían de ellos bestias.

Pero se deben lograr muchos cambios para que desde ese tipo de bestias se logre evolucionar hasta seres humanos, algunos de los tantos cambios necesarios son:

Una estructura bípeda erguida y caderas con motricidad fina que posibilite el caminar, correr, cazar, y hacer recolecta, los humanos poseen piernas más largas, brazos más cortos, pelvis y caja torácica diferentes, músculos refinados para los dedos, los labios y la mandíbula, sin ellos, nuestra destreza como artistas o artesanos, nuestra capacidad para conversar fueran imposibles. Estructuras cerebrales más grandes, una cabeza que se asienta directamente sobre la columna vertebral y una columna vertebral que posibilita el caminar y correr erguidos etc.

Los evolucionistas dicen que esos y demás cambios necesarios se lograron por mutaciones genéticas, pero las mutaciones son errores de copia del ADN que ocurren al azar, para que una bestia logre tener los cambios necesarios para convertirse en una especie como los humanos, se necesitaría que de forma fortuita y milagrosa se den miles de mutaciones coordinadas que logren una precisión exacta en la secuenciación y reordenamiento de los nucleótidos reeditando así el ADN y desarrollando nueva información genética que haga emerger novedades fisiológicas y morfológicas que otorguen así nuevos órganos funcionales y nuevas estructuras anatómicas funcionales para formar al ser humano.

Pero las investigaciones sobre la probabilidad de aparición de mutaciones coordinadas han demostrado que se requiere de millones de años para que se den.

Según los evolucionistas, los humanos y los chimpancés se separaron del imaginario ancestro común hace unos 7 millones de años, pero como demostraron las investigaciones de los científicos Rick Durrett y Deena Schmidt, para que se dé un par de mutaciones coordinadas (una inactivante y otra activante) es algo que requiere de 100 millones de años. [15]

Nótese, que se dé un par de mutaciones coordinadas es algo que requiere 100 millones de años, y se supone que el lapso de tiempo disponible para la evolución humana a partir de un ancestro común fue unos 7 millones de años, pero todos los diversos y múltiples cambios necesarios para que desde un ancestro común se desarrolle un humano requieren cientos y cientos de mutaciones coordinadas que posibiliten los nuevos cambios fisiológicos y morfológicos, y solo un par de mutaciones requiere 100 millones de años, para el resto de mutaciones necesarias se necesitaría billones de años.

La genética demuestra que en poco tiempo geológico (7 millones de años) no se pueden dar las mutaciones coordinadas necesarias para que desde bestias no bípedas evolucionen los humanos.

El segundo problema para el mito evolutivo es el siguiente, si los humanos evolucionaron gradualmente desde bestias no bípedas, debería haber pruebas de ese proceso lento y gradual en el registro fósil. Así que ¿Dónde están las cadenas de fósiles de transición que demuestren la evolución gradual desde el ancestro común hasta los humanos? No hay evidencia.

Los evolucionistas habían dicho que un fósil descubierto en 1856 era una especie distinta y ancestral de los humanos modernos y lo llamaron “El hombre de neandertal”. Pero se demostró que ese fósil no representa una especie antigua de la cual evolucionaron los humanos, fue el célebre científico Rudolf Virchow el cual fue un biólogo y antropólogo que examinó dicho fósil.

Rudolf Virchow en 1872 estudió personalmente el fósil y con la investigación concluyó que ese fósil no había sido una forma primitiva de pre-humanos, ese fósil era de un ser humano que, a juzgar por la forma de su cráneo, había sido herido y deformado, y desde el estudio de sus huesos, se podía inferir que esa persona había sido artrítica, raquítica y débil. [16]

Los evolucionistas basados en pequeños fragmentos de huesos se han inventado una serie de “ancestros humanos”. Pero las reconstrucciones que hacen los evolucionistas a partir de escasos fragmentos de huesos son muy engañosas.

Tal es el caso de una supuesta prueba en favor de la evolución humana que fue conocida como “El hombre de Nebraska”. En el año de 1922 se encontró un diente y basado en eso se comenzaron hacer dibujos de hombres salvajes los cuales supuestamente eran los ancestros evolutivos de los humanos. Un evolucionista llamado Henry Osborn usó eso como prueba de la evolución humana.

Pero el científico Gregory King en la revista científica “Science” publicó un artículo donde demostró que ese diente fosilizado pertenecía un pecarí lo cual es un tipo de cerdo salvaje que se encuentra en las Américas. [17] Ese diente fosilizado no era prueba de un ancestro evolutivo de los humanos, solo era el diente de un cerdo.

También tenemos el caso de un fósil llamado “El hombre de Piltdown” el cual fue usado como prueba de un ancestro evolutivo de los humanos, pero posteriormente se demostró que ese fósil era un descarado fraude. Los investigadores descubrieron que ese fósil era un fraude que había sido armado con partes de diferentes especies (la mandíbula pertenecía a un orangután, el diente a un mono y el cráneo a un humano) [18]

El registro fósil se divide en dos grupos, especies parecidas a simios y especies parecidas a los humanos, con una gran brecha sin puente entre ellos, el plan corporal del cuerpo humano aparece abruptamente en el registro fósil con todas sus características morfológicas y anatómicas completamente formadas, no existe una cadena de fósiles de transición que demuestre que de forma gradual hubo una evolución de especies no-humanas hasta la especie humana.

Como señaló Gunter Bechly un paleontólogo alemán, si la evolución humana fuera real, debería de existir un árbol bien establecido de fósiles que reflejara una jerarquía anidada y demostrara así la gradual evolución humana, pero no hay evidencia para tal cosa, Bechly dijo:

“No existe un árbol de fósiles humanos bien establecido… El patrón de caracteres no se alinea bien con una jerarquía anidada” [19]

No hay pruebas de que los humanos hayan evolucionado, el registro geológico está en contra de ello, no hay evidencia paleontológica, y la genética demuestra que en 7 millones de años no puede ser posible una transición evolutiva desde ancestros no-bípedos hasta los humanos.

El científico Casey Luskin tiene un PhD en geología por la Universidad de Johannesburgo. [20] La científica Ann Gauger es una bióloga con un PhD en zoología por la Universidad de Washington y realizó trabajos post-doctorales en la Universidad de Harvard. [21] El científico Douglas Axe es un biólogo molecular que trabajo como científico investigador en la Universidad de Cambridge. [22]

Estos tres científicos escribieron un libro titulado “Ciencia y Orígenes Humanos” donde refutaron la idea mitológica de la evolución humana, ese libro es un análisis profundo y por medio de los recientes datos genéticos, biológicos, geológicos y paleontológicos mostraron que los seres humanos no evolucionaron de especies inferiores.

El libro “Ciencia y Orígenes Humanos” pueden descargarlo en PDF por medio del siguiente enlace:

https://www.mediafire.com/file/ncze6f54qil4uod/ScienceAndHumanOrigin.pdf/file

4- CREACIÓN

Cuando preguntamos por el origen de los seres vivos hay dos respuestas, los seres vivos fueron creados o son producto de la evolución, el científico Douglas Futuyma es un biólogo que escribió:

“La creación y la evolución, entre ellas, agotan las posibles explicaciones del origen de los seres vivos” [23]

De acuerdo con las reglas de la lógica, si se demuestra que una respuesta a una pregunta con dos posibles respuestas alternativas es falsa, la otra debe ser verdadera.

En cuanto a la evolución, como vimos anteriormente, la evolución humana solo es una idea falsa que se remonta a mitos griegos que sostenían que los humanos habían surgido de otra especie, ese mito fue retomado por Lamarck y Darwin, no hay evidencia que demuestre a Prima Facie que la evolución es real, más bien la ciencia puede ser usada para demostrar la falsedad de la evolución humana.

Por medio de un silogismo disyuntivo el cual va de la siguiente manera podemos llegar a una conclusión:

P1- Los humanos son producto de Evolución o de Creación.
P2- Los humanos no son producto de Evolución.
Conclusión- Los humanos fueron creados.

Los humanos fueron creados, y como escribió tiempo atrás el gran filósofo Santo Tomás Aquino, los humanos fueron creados directamente por Dios. [24]

Ahora, es cierto que los humanos y los chimpancés tenemos cierta semejanza corporal, y desde eso podemos también demostrar que también tenemos cierta semejanza genética. Por la ciencia sabemos que la genética determina la construcción corporal de una especie, así que si hay dos especies con parecido corporal, ambas especies tendrán similitud genética, ni siquiera se necesita echar mano del mito evolutivo para conocer esta conclusión, basta la morfología y la genética.

Pues bien, si Dios creó a los humanos y también a los chimpancés con un parecido corporal, eso significa que también los humanos y los chimpancés tendrán un parecido genético, así que, la similitud genética entre humanos y chimpancés es producto de un diseño común y no de descendencia evolutiva.

Como bien mencionó el científico Luskin:

“De hecho, podríamos haber predicho estas similitudes sin ningún conocimiento de la evolución darwiniana simplemente observando que los humanos tienen planes corporales similares a los de los simios. Si una morfología similar implica una genética similar, entonces podríamos predecir estos altos niveles de similitudes sin siquiera pensar en las consideraciones relativas a la ascendencia común” [25]

El científico español Antonio Cruz es un biólogo de la Universidad de Barcelona [26] que durante décadas ha demostrado como la ciencia demuestra que la evolución es falsa, Cruz mencionó como la similitud entre humanos y simios es debido a diseño común y no descendencia evolutiva, Cruz escribió:

“En efecto, un Creador podría haber diseñado anatómicamente los organismos, más o menos parecidos entre sí, en función de múltiples factores biológicos (alimentarios, fisiológicos, estructurales, ecológicos, etc.). Y sería lógico pensar que las semejanzas entre ellos se reflejaran también en sus respectivos genomas. De manera que las similitudes de su ADN no indicarían entonces ninguna filogenia evolutiva sino, más bien, un diseño común” [27]

Similitud no es evidencia de evolución, una compañía de carros puede desarrollar dos modelos distintos de autos, pero como ambos autos están formados de los mismos componentes, los carros tendrán similitud, pero esa similitud no sería el efecto de “evolución desde un ancestro común” más bien se debería a un “Diseñador común”

De la misma manera, un Creador que haga dos especies con los mismos elementos (ADN, huesos etc.) y los haga con un plano corporal similar, serian dos especies con mucha similitud, pero esas dos especies por ser similares no significa que sean producto de evolución, sino que fueron diseñadas con similitudes, como dijo el científico Don Batten:

“Similitud (‘homologo’) no es evidencia para un ancestro común (Evolución) Piense en un carro Porsche y un Volkswagen “escarabajo”. Los dos tienen aire acondicionado, carrocería, motor de 4 cilindros en la parte posterior, suspensión independiente, dos puertas, portaequipaje al frente, y muchas otras similitudes (‘homólogos’). ¿Por qué estos carros tan diferentes tienen tantas similitudes? ¡Porque tuvieron el mismo diseñador!” [28]

5- CONCLUSIÓN

Desde hace varias décadas atrás los evolucionistas comenzaron a promover la idea de que los humanos y los chimpancés somos similares genéticamente en un 99%, ellos decían que los humanos y chimpancés solo teníamos un 1% de diferencia.

Pero la ciencia moderna ha demostrado que esa antigua afirmación es errónea, incluso una importante revista científica publicó un artículo titulado:

“Diferencias Relativas: El Mito del 1%” [29]

En cuanto a la evolución humana, tratamos aquí también con otra falsedad, los libros de texto de biología están plagados de dibujos de monos que caminan arrastrando sus patas delanteras por el suelo, luego, presentan dibujos de especies que cada vez van caminando de manera más erguida, hasta que se culmina con la evolución del humano moderno.

Pero esos dibujos están basados enteramente en la imaginación y no tienen respaldo de evidencia paleontológica irrefutable, el científico David Catchpoole escribió:

“Por cierto, la creencia generalizada de que el registro fósil “prueba” que los humanos evolucionaron a partir de los simios está lamentablemente fuera de lugar. Uno de los paleoantropólogos evolutivos más importantes del mundo, el profesor Bernard Wood, destaca con franqueza el engaño al retratar imágenes de transición de mono a hombre (como la que se muestra a la derecha) de la siguiente manera:

“Hay una imagen popular de la evolución humana que encontrará por todas partes, desde el reverso de los paquetes de cereales hasta los anuncios de costosos equipos científicos. A la izquierda de la imagen hay un mono, rechoncho, mandíbula prominente, encorvado en la posición de caminar con los nudillos. A la derecha, un hombre: elegante, de frente alta, que avanza decididamente hacia el futuro. Entre los dos hay una sucesión de figuras que se vuelven cada vez más humanas, a medida que los hombros comienzan a tirarse hacia atrás, el torso se adelgaza, los brazos se retraen, las piernas se extienden, el cráneo se expande y el mentón retrocede. Nuestro progreso de mono a humano se ve tan suave, tan ordenado. Es una imagen tan seductora… Pero es una ilusión” [30]

La evolución es una fantasía y por esa razón los darwinistas se ven forzados a usar mitos descreditados para tratar de probar la evolución, la historia muestra como los mitos dentro del campo evolucionista se resisten a desaparecer, no importa que la ciencia entierre esos mitos bajo tierra, esos mitos emergen como zombis y son utilizados por los darwinistas una y otra vez en su afán de “probar” la evolución.

La ciencia había demostrado que los dibujos de embriones de Haeckel eran un fraude, pero los darwinistas siguieron usando ese mito durante décadas en su afán de probar la evolución, la ciencia también ha demostrado que la afirmación de que los humanos somos 99% similares con los chimpancés es un mito, pero como quiera, en pleno año 2021 los darwinistas siguen haciendo esa afirmación falsa, y no es de sorprendernos que durante décadas futuras sigan promoviendo ese mito desacreditado de que “solo un 1% nos diferencia de los chimpancés”

6- APÉNDICE: SINGULARIDAD HUMANA

Los evolucionistas tienen los ojos miopes y por ello su visión limitada solo logra ver las similitudes que existen entre los humanos y simios, pero, ellos no logran ver lo más importante, lo cual es las grandes y profundas diferencias que existen entre los humanos y simios.

Más allá del bipedalismo y gran capacidad craneal (entre otras diferencias morfológicas y anatómicas que tenemos en comparación con los simios) los humanos somos diferentes al tener razonamiento y capacidad de pensamiento abstracto, altas habilidades cognitivas que nos permiten el lenguaje para comunicar pensamientos internos, los humanos tenemos reflexión y autoconciencia, somos capaces de contemplación espiritual.

Por estas capacidades los humanos han escrito doctos libros de filosofía, han creado enormes bibliotecas, han pisado la luna, han construido imperios y civilizaciones, mientras los simios en millones de años no han podido construir ni siquiera un humilde zoológico.

Solo los humanos buscan investigar el mundo a través de la ciencia, y como dijo Gary Kemper:

“Recuerde: son los humanos quienes escriben artículos científicos sobre los simios y chimpancés, y no al revés” [31]

El científico Ernst Chain ganador de Premio Nobel fue un crítico de la evolución, Ernst Chain dijo:

“Prefiero creer en cuentos de hadas que en una especulación tan salvaje como lo es el darwinismo” [32]

Ernst Chain remarcó las diferencias entre los humanos y los simios y contra los evolucionistas, dijo:

“No necesitamos ser zoólogos, anatomistas o fisiólogos expertos para reconocer que existen algunas similitudes entre los simios y el hombre, pero seguro que nos interesan mucho más las diferencias que las similitudes. Después de todo, los simios, a diferencia del hombre, no han producido grandes profetas, filósofos, matemáticos, escritores, poetas, compositores, pintores y científicos. No están inspirados por la chispa divina que se manifiesta tan evidentemente en la creación espiritual del hombre y que diferencia al hombre de los animales” [33]

 

Yoel Kesep 05/02/2021

Notas:

[1] El libro escrito por Darwin titulado El origen de las especies, fue un libro plagado de fantasías, Darwin dejando volar su imaginación escribió que los osos podían transformarse evolutivamente en ballenas:

“Nadar durante horas con la boca muy abierta, atrapando así insectos en el agua, no veo ninguna dificultad en una raza de osos siendo hechos por la selección natural cada vez más y más acuáticos en su estructura y hábitos, con bocas cada vez más grandes, hasta que una criatura fue producida tan monstruosa como una ballena” (*A)

Existen peces que tienen aletas largas y con ellas pueden propulsarse fuera del agua, brevemente saltan en el aire y luego vuelven a zambullirse bajo agua, a esos peces se les llama pez volador.

Darwin estiraba la imaginación y le daba rienda suelta sin límite alguno que incluso llegó a escribir la ridiculez que era concebible pensar que ese tipo de pez podía convertirse en verdaderas aves voladoras, Darwin escribió:

“Es concebible que los peces voladores, que ahora se deslizan por el aire, ligeramente subiendo y bajando con la ayuda de sus aletas revoloteando, podrían haber sido modificados en animales perfectamente alados” (*B)

(*A) Darwin, On the Origin of Species by Means of Natural Selection, 1859 p. 184

(*B) Darwin, On the Origin of Species by Means of Natural Selection, 1860 p. 163

[2] Adam Sedgwick fue un geólogo de la Universidad de Cambridge, Sedgwick hizo grandes aportes al estudio de las etapas geológicas, como ser el Cámbrico (nombre que él mismo acuñó para ese periodo) y también ayudó a establecer la de los periodos geológicos como, por ejemplo, el Devónico.

Sedgwick fue un crítico de las fantasías evolutivas promovidas por Darwin y señaló que el evolucionismo no era una teoría científica ya que Darwin no se había basado en el método científico inductivo, además, la masa de afirmaciones ridículas que Darwin hizo en su libro “El Origen De Las Especies” hicieron morir de risa a Sedgwick, Sedgwick en su crítica contra Darwin escribió:

“He leído tu libro con más dolor que placer… En partes me reía hasta que me dolían los costados; otras partes las leí con tristeza absoluta porque los considero completamente falsos y gravemente traviesos. Has abandonado el verdadero método de inducción”

— A. Sedgwick a C. Darwin, 24 de diciembre de 1859 en: Francis Darwin, La vida y las letras de Charles Darwin, D. Appleton & Co., Nueva York, vol. 2, 1911 pp. 43–44

[3] El científico Louis Agassiz fue un biólogo, zoólogo y paleontólogo profesor en la Universidad de Harvard. Agassiz rechazó las fantasías transformistas de Darwin por no tener bases científicas, por ser especulaciones, por no tener respaldo empírico, y por ser potencialmente peligrosa si sus premisas se implementaban en la sociedad (cosa que pasó con las atrocidades del darwinismo social) Agassiz en su crítica contra Darwin escribió:

“La teoría transformista es un error científico, falsa en sus hechos, anticientífica en su método y de tendencia perjudicial”

— Agassiz en: Life, Letters, and Works of Louis Agassiz, 2011 p. 155

[4] Sir Brewster fue un destacado científico, fue naturalista, físico e inventor, Sir Brewster fue el Director de la Universidad de Edimburgo. Sir Brewster leyó el libro de Darwin y al percatarse de las falsedades contenidas en el, escribió una crítica, Brewster señaló la nula preparación de Darwin para abordar complejos asuntos científicos que requieren de gran preparación.

Sir Brewster en su crítica contra “El Origen De Las Especies” escribió:

“Preparado en una escuela mucho menos severa que la de la geometría y la física, sus razonamientos son casi siempre vagos e inconclusos. Sus generalizaciones parecen haberse alcanzado antes de que haya obtenido los sustentos sobre los que los apoya”

— Sir David Brewster, The Facts and Fancies of Mr. Darwin (1862)

[5] Fleeming Jenkin fue un científico de la Universidad de Edimburgo que escribió una crítica a “El Origen De Las Especies” en la cual concluyó que las ideas de Darwin no tenían evidencia a favor, y más bien,  la evidencia científica estaba en contra de su tesis evolucionista, Fleeming escribió:

“Una teoría plausible no debe ser aceptada mientras no esté probada; y si se admiten los argumentos de este ensayo, la teoría de Darwin sobre el origen de las especies no solo no cuenta con el apoyo suficiente de la evidencia, sino que se prueba que es falsa por una prueba acumulativa”

— Fleeming Jenkin, Review of The Origin of Species (1867)

[6] Fraudes, mentiras y evolución, Leer online:

https://refutandoelateismo.blogspot.com/2020/12/fraudes-mentiras-y-evolucion.html

[7] King, Mary-Claire; Wilson, A.C. (1975). “Evolution at Two Levels in Humans and Chimpanzees”. Science. 188: 107–116

[8] Human-chimp DNA difference trebled, New Scientist, 23 September 2002

https://www.newscientist.com/article/dn2833-human-chimp-dna-difference-trebled/

[9] https://www.bbc.com/mundo/noticias-55699563

[10] Juan García Font, Historia de la ciencia, 1968 p. 58

[11] Los grandes pensadores, La filosofía presocrática: Sócrates y los sofistas, 1925 p. 24

[12] Lamarck, Philosophie zoologique (1809)

También citado por el geólogo y paleontólogo Donald R. Prothero en: When Humans Nearly Vanished: The Catastrophic Explosion of the Toba Volcano, 2018 p. 96

[13] Charles Darwin, The Descent of Man, 1874 p. 153

[14] Darwin si enseñó que los humanos habían evolucionado de los monos, los evolucionistas modernos tratan de negar eso, para más detalle sobre este tema, ver:

Darwin: Los humanos evolucionaron de los monos:

https://refutandoelateismo.blogspot.com/2020/12/darwin-los-humanos-evolucionaron-de-los.html

[15] Rick Durrett and Deena Schmidt, “Waiting for Two Mutations: With Applications to Regulatory Sequence Evolution and the Limits of Darwinian Evolution,” Genetics, 180:1501-1509 (2008)

[16] Adam Kupler, The Chosen Primate, Harvard University Press, 1996 p. 38

[17] Gregory King, “Hesperopithecus aparentemente no es un mono ni un hombre”, Science 66:579-581, 1927

[18] Para más información ver: Fraudes, mentiras y evolución

https://refutandoelateismo.blogspot.com/2020/12/fraudes-mentiras-y-evolucion.html

[19] David Klinghoffer, Paleontologist Günter Bechly: “No Well-Established Tree of Fossil Humans”, Evolution News, May 2, 2019

[20] Casey Luskin PhD

https://www.discovery.org/p/luskin/

[21] Josh McDowell & ‎Sean McDowell, he Bible Handbook of Difficult Verses: A Complete Guide to Answering the Tough Questions, 2013 p. 32

[22] https://undeniabledesign.com/author/

[23] D.J. Futuyma, Science on Trial, 1983 p. 197

[24] Aquino enseñó que la humanidad no fue hecha de especies pre-existentes, tampoco emergieron de forma natural, tampoco Dios usó causas secundarias para crear a los humanos. Aquino enseñó que Dios creó directamente a Adam (Summa Theologica, I: 91: 2) y que Dios creó directamente a Eva (Summa Theologica, I: 92: 2-4)

[25] Casey Luskin, Human/Ape Common Ancestry: Following the Evidence, June 14, 2011

[26] Biografía de Antonio Cruz:

https://www.clie.es/autor/antonio-cruz-suarez-v2

[27] Antonio Cruz, ¿Adán y Eva en el planeta de los simios? (I) 02 Abril 2017

[28] Don Batten en:

¿Prueba la similitud de ADN entre chimpancés y humanos que hay un ancestro común?

https://christiananswers.net/spanish/q-aig/aig-c018s.html

[29] Jon Cohen, Relative Differences: The Myth of 1%, Science, 29 Jun 2007: Vol. 316, Issue 5833, pp. 1836

[30] David Catchpoole, Created or evolved? 25 June 2013

[31] Gary Kemper, Descubriendo El Diseño Inteligente, 2013 p. 191

[32] Sir Ernst Chain citado en: R. Clark, La vida de Ernst Chain: penicilina y más, New York, 1985 p. 147

[33] Sir Ernst Chain, Social Responsibility and the Scientist in Modern Western Society, 1970 p. 26

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *