Ateísmo – Dios y Santa Claus

ATEÍSMO: DIOS Y SANTA CLAUS

-Yoel Kesep 28/12/2021

 

Descarga PDF: https://www.mediafire.com/file/a7m2j456wj0h6b3/DiosSantaClaus.pdf/file

1- INTRODUCCIÓN
2- SOBRE SANTA
3- SOBRE DIOS
4- CONCLUSIÓN

 

1- INTRODUCCIÓN

Hay un tipo de ateos que siempre han demostrado padecer de insuficiencia intelectual, por falta de capacidades racionales no pueden criticar la religión ni la existencia de Dios desde el área intelectual.

Nunca usan reglas de inferencias lógicas ni tampoco emplean algún tipo de argumento deductivo para intentar refutar al bando contrario (al cristianismo)

Debido a su escasez intelectual, esos ateos están limitados a solamente emplear burlas, blasfemias, insultos y odio en contra de los cristianos. [1]

Ese tipo de ateos que no saben argumentar y no pueden demostrar de forma lógica que el concepto de Dios es contradictorio (de la misma forma que el concepto de un triángulo circular es contradictorio) y que por ser contradictorio Dios no puede existir en la realidad (de la misma forma que los triángulos circulares no existen en la realidad) no les queda más remedio que apelar a la burla.

Ellos dicen que «creer en Dios es igual de absurdo que creer en Santa Claus». Esos ateos usan la burla para luego afirmar que no es razonable creer en un Dios Creador, Gary Gutting escribiendo sobre ese tipo de ateos mencionó:

«A muchos ateos les gusta afirmar que el caso contra Dios es el mismo que el caso contra Santa Claus… No hay buenas razones para creer en ninguno de ellos» [2]

Son los ateos básicos que no saben razonar correctamente los únicos que promueven este alegato, Richard Dawkins que una y otra vez ha demostrado no ser un gran pensador [3] también ha caído en ese error de neófito, el erudito Alister E. McGrath escribió:

«La fe en Dios, argumenta Dawkins, es como creer en Santa Claus» [4]

Ante esto hay dos cosas que decir: En primer lugar, las burlas no son argumentos, no importa que un ateo se burle diciendo que «es irracional creer en Dios», tal ateo no ha demostrado de forma lógica que Dios no existe, por lo tanto; su rechazo a la existencia de Dios está injustificado.

En segundo lugar, es totalmente incorrecto afirmar que creer en Dios es igual que creer en Santa Claus. Mientras los cristianos podemos demostrar que Santa Claus no existe, también podemos desde los hechos del universo demostrar la existencia de la Causa Primera del universo, una Causa Espiritual a la cual llamamos: Dios.

Los ateos anti-intelectuales no logran vislumbrar que mientras Santa Claus es un invento, la existencia de Dios se puede demostrar desde los efectos del universo, por esa razón los ateos terminan haciendo falsas comparaciones entre Dios y Santa, cayendo así en varias falacias como ser; falacias de falsa analogía y falacia de error de categoría.

2- SOBRE SANTA

Se dice que Santa Claus es un hombre que vive en el Polo Norte del planeta tierra, ahí tiene una fábrica de juguetes, tiene un trineo volador el cual usa para recorrer el orbe terráqueo visitando casas y dejando regalos para los niños.

Nosotros podemos demostrar que Santa Claus no existe, la refutación de Santa Claus es algo de lo más sencillo de realizar:

En primer lugar, no hay evidencia de Santa Claus la cual debería existir si Santa Claus fuera real, el filósofo Lane Craig sobre este punto dijo:

«Si Santa existiera, deberíamos esperar ver, pero no lo vemos, muchas pruebas de ese hecho, incluidos los almacenes en el Polo Norte, un gran trineo, etc.» [5]

Por medio de la información de los exploradores y las imágenes de satélite sabemos que no hay un taller de juguetes en el Polo Norte. El Dr. Peter Kreeft es profesor de filosofía en el Boston College [6] Peter Kreeft escribió:

«Santa, como se define, vive y trabaja en el Polo Norte, y hemos mapeado todas las regiones alrededor del Polo Norte y estamos bastante seguros de que no hay fábricas capaces de producir suficientes juguetes para todos los niños del mundo» [7]

En segundo lugar: Es físicamente imposible que un hombre vuele en un trineo tirado por animales sin alas, es físicamente imposible que un hombre recorra todo el mundo en pocas horas entregando regalos en todas las casas donde hay niños.

Todo lo que es físicamente imposible no existe en la realidad ya que implicaría violar las leyes de la física y las leyes son inviolables (dado que son fijas). Dado que la existencia de un Ser como Santa Claus es físicamente imposible, tal Ser no puede existir en la realidad.

El filósofo Peter Kreeft señaló:

«Además, las leyes de la física evitan que cualquiera vuele a la casa de todos los niños del mundo y deposite los regalos de Navidad en una noche» [8]

Como último clavo en el ataúd, sabemos que la historia de Santa Claus es un mero invento humano fabricado para cuentos de niños, se trata de un personaje ficticio y por lo ende no existe en la realidad. En fin, realizar una refutación y demostrar que Santa Claus no existe es lo más simple que se pueda hacer.

3- SOBRE DIOS

Dado que las «causas» producen «efectos», desde la existencia de los efectos podemos demostrar la existencia de sus respectivas causas.

El filósofo Tomás Aquino de la Universidad de París [9] señaló que, si no conocemos una causa de forma directa, podemos llegar a conocer la naturaleza de esa causa partiendo de su efecto el cual si nos es conocido. Dado que todo efecto existe como potencialidad dentro de la causa de la cual se deriva, conociendo el efecto podemos llegar a conocer su tipo de causa. El filósofo Aquino escribió:

«Cuando un efecto nos es más manifiesto que su causa procedemos al conocimiento de la causa a través del efecto. Ahora bien, a partir de cualquier efecto se puede demostrar que existe su causa si efectivamente los efectos de esta causa son más conocidos para nosotros; porque, al depender los efectos de la causa, dado el efecto, es necesario que la causa preexista» [10]

Desde los efectos, las causas respectivas son cognoscibles, la misma ciencia se basa en este principio para explicar científicamente las causas de las cosas. La guía de la Academia Nacional de Ciencias señaló que:

«Uno de los objetivos de la ciencia es reconocer las causas y los efectos de los fenómenos… El progreso en la ciencia consiste en el desarrollo de mejores explicaciones para las causas» [11]

Si desenterramos una piedra esculpida con caracteres que comunican un mensaje, podemos llegar a conocer que tipo de causa fue la que imprimió esos efectos en la piedra tallada.

Nosotros sabemos que los caracteres dispuestos en la posición correcta para comunicar un mensaje es un efecto que requiere de inteligencia, solo la inteligencia puede comunicar mensajes con caracteres que de forma impresa tengan un significado.

Las leyes de la naturaleza son impersonales (no tienen inteligencia), el azar actúa de forma aleatoria (no actúa con intencionalidad) por lo tanto, ni las leyes naturales ni el azar pueden imprimir caracteres en la materia para comunicar mensajes. Solo una mente puede comunicar mensajes por medio de caracteres.

Es por esa razón que cuando arqueólogos desentierran una piedra antigua que tiene un mensaje impreso con caracteres, saben que el objeto desenterrado fue un efecto producido por una causa inteligente, la causa no fueron las leyes naturales ni tampoco el azar.

Cuando se descubrió la Piedra de Rosetta la cual tiene numerosas inscripciones talladas, nadie afirmó que las causas de esas inscripciones fueron «el azar» o «las leyes naturales» ya que ambas no pueden ser causas de tales efectos (las inscripciones)

Esas inscripciones comunican un mensaje y la única causa que puede producir esos efectos es la mente, ergo; la Piedra Rosetta fue tallada por una causa inteligente.

De la misma manera, desde los efectos del universo podemos conocer qué tipo de causa es la «Primera Causa» por la cual existe nuestro universo.

A.- Es una Causa Inmaterial:

Un efecto que vemos en la materia es el movimiento, dado que vemos movimiento, eso significa que lo que se mueve debe estar en «Potencia» de pasar de un estado a otro para así poder experimentar el movimiento.

Cuando desde la «potencia» se pasa a la acción y se efectúa el movimiento, es cuando se pasa de potencia a «Acto»

Pero lo que se mueve no se puede mover por sí mismo, como enseñó Aristóteles, todo lo que se mueve debe ser movido por otro.

Si algo está en potencia, necesita una causa que mueva «La potencia al acto», por ejemplo, la leña esta en potencia de llegar al acto y ser «fuego»

Pero la leña (potencia) no se puede mover al acto (ser fuego) por sí misma, necesita que algo que ya está en potencia (otro fuego encendido) la mueva desde la potencia hacia el acto.

Solo aplicando fuego a la leña, la leña (potencia) se puede mover al acto (encenderse en fuego)

Con este tipo de ejemplo se puede ilustrar que todo lo que se mueve (lo que pasa de potencia a acto) necesita de una causa que lo mueva, nada se mueve así mismo.

En filosofía, a aquello que produce el cambio se le llama motor, solo un motor en Acto puede producir el cambio y actualizar una Potencia. Potencia es aquello que tiene la capacidad de ser movido, el motor en Acto es lo que produce el movimiento.

Ninguna «potencia» puede cambiar por si misma a «acto» debido a que algo no puede ser al mismo tiempo «Potencia» y también «Acto» ya que eso viola el principio de no contradicción. Por lo tanto, si algo se mueve (cambia) debe ser movido por otra causa, lo cual metafóricamente se le llama «Motor»

Pero si el motor que mueve también es movido por otro, y ese otro por otro, y el otro por otro etc., entramos a una cadena en regresión infinita de motores, pero eso no es posible.

En una regresión infinita cada motor necesita de otro, y ese otro de otro y así hasta el infinito, nunca hay un primer motor. Pero sin un primer motor que mueva no se moverían los demás motores intermedios, y sin motores intermedios que produjeran cambios no habría entonces ningún tipo de movimiento.

El filósofo Aquino en su obra «Suma Contra Los Gentiles», escribió:

«Está claro que en este mundo hay cosas que se mueven. Ahora, todo objeto que se mueve recibe ese movimiento de otro. Si el motor mismo se mueve, debe haber otro motor moviéndolo, y después de ese debe haber otro… Pero es imposible continuar indefinidamente, porque entonces no habría ningún primer motor en absoluto y, en consecuencia, ningún movimiento» [12]

Sin movimiento no existiría en la materia cambios de potencias que pasan a acto, lo cual es absolutamente falso (podemos percibir que si existe el cambio), dado que el cambio si existe y deben existir motores que producen los cambios (causas de movimiento), y como esos motores no se pueden extender hasta el infinito, por lo tanto; existe un primer motor.

El filósofo Aquino en su otra obra «Summa Theologica», correctamente señaló:

«Es cierto y evidente para nuestros sentidos, que en el mundo algunas cosas están en movimiento. Ahora bien, todo lo que está en movimiento es puesto en movimiento por otro, porque nada puede estar en movimiento si no está en potencia hacia lo que se está moviendo; mientras que una cosa se mueve en cuanto está en acto. Porque el movimiento no es más que la reducción de algo de potencialidad a actualidad. Pero nada se puede reducir de la potencialidad a la actualidad, excepto por algo en un estado de actualidad… Ahora bien, no es posible que la misma cosa sea a la vez actualidad y potencialidad en el mismo aspecto… Por tanto, es imposible que en el mismo sentido y de la misma manera una cosa se mueva y sea movida, es decir, que se mueva a sí misma. Por tanto, todo lo que está en movimiento debe ser puesto en movimiento por otro… Entonces esto también debe ser puesto en movimiento por otro, y otro por otro. Pero esto no puede continuar hasta el infinito, porque entonces no habría primer motor y, en consecuencia, ningún otro motor; observando que los motores posteriores se mueven sólo en la medida en que son puestos en movimiento por el primer motor… Por tanto, es necesario llegar a un primer motor, no puesto en movimiento por ningún otro; y esto todos entienden que es Dios» [13]

Como vemos, el efecto de movimiento que experimenta la materia debió ser producida por una Causa, esa Causa se conoce como Primer Motor, esa Causa mueve sin ser movido (dado que el Primer Motor esta Acto, no es potencia y por lo tanto no puede cambiar). Debido a que ese Motor mueve sin ser Él movido se le llama: «Motor Inmóvil»

Dicho Primer Motor debe ser espiritual y eterno dado debido a lo siguiente:

1.- Debe ser puramente espiritual porque si estuviera hecho de materia estaría sujeto a cambios. (y si cambiara debería ser movido y no fuera entonces el primer motor inmóvil)

2.- Como es inmutable, también debe ser eterno. Si tuviera un punto de partida o un punto final, entonces no sería inmutable.

B.- Es una Causa Inteligente:

Como vimos, la Primera Causa del universo es espiritual y eterna, pero además es Inteligente.

Otro efecto que percibimos en la materia del universo es la finalidad.

Vemos en los cuerpos celestes regularidad, leyes naturales que trabajan de forma periódica produciendo los mismos efectos. Fenómenos en la naturaleza que actúan de manera uniforme.

En el universo existe la regularidad y la uniformidad porque los fenómenos de la naturaleza de forma ordenada persiguen un fin.

Todo lo que está dirigido a un fin es algo que fue dirigido inteligentemente, se requiere de planificación consciente para ordenar las cosas y dirigirlas hacia un fin específico.

Por tal razón, las finalidades en el universo fueron establecidas por una inteligencia, pero la naturaleza no puede ser esa inteligencia, eso debido a que la naturaleza es irreflexiva y no tiene conocimiento, por lo tanto; la naturaleza al carecer de inteligencia no pudo dirigir las cosas hacia un fin.

El azar tampoco fue quien dirigió las cosas hacia un fin, si la naturaleza actuara por azar, todo en el universo sucedería aleatoriamente, pero la aleatoriedad sólo produce movimientos erráticos y caóticos.

En un universo errático y caótico todo sucedería de forma desordenada y en el desorden no puede haber uniformidad (los planetas no orbitarían de forma regular) y sin uniformidades no pueden existir fines.

Como vemos, los fines en el universo no se deben al azar, los fines se deben a una inteligencia, y dado que la naturaleza no es inteligente, esa Inteligencia debe estar fuera de la naturaleza.

Una Inteligencia externa a la naturaleza es aquello a lo cual llamamos: Dios. El filósofo Tomás Aquino escribió:

«Vemos que las cosas que carecen de conocimiento como los cuerpos naturales, actúan para un fin para obtener el mejor resultado. Por lo tanto, es claro que logran su fin, no por azar sino de manera diseñada. Ahora bien, lo que carece de conocimiento no puede avanzar hacia un fin a menos que sea dirigido por alguien dotado de conocimiento e inteligencia; así como la flecha es dirigida por el arquero. Por lo tanto, existe un Ser Inteligente por el cual todas las cosas naturales se dirigen a su fin; y a este Ser lo llamamos Dios» [14]

Como pudimos entender, nosotros en el universo vemos ciertos efectos (movimiento, finalidad) los efectos dentro del universo físico son mecanicistas, pero desde esos efectos mecánicos deducimos la Primer Causa del universo, esa Causa es Espiritual, Eterna e Inteligente, y por lo tanto; la Primera Causa del universo no es mecánica, esa causa espiritual es lo que conocemos como: «Dios»

Desde el estudio científico de la naturaleza llegamos a descubrir esa verdad, la existencia de un Dios espiritual no mecánico, por eso el gran científico Isaac Newton certeramente dijo:

«El negocio de la ciencia es deducir las causas de los efectos, hasta llegar a la Primera Causa, que ciertamente no es mecánica» [15]

La creencia en Dios es racional, está basada en el conocimiento y principios científicos, basada en la lógica etc., por eso el científico Charles Townes ganador Premio Nobel escribió:

«Creo firmemente en la existencia de Dios, basado en la intuición, las observaciones, la lógica y también el conocimiento científico» [16]

4- CONCLUSIÓN

Cuando hablamos ontológicamente (sobre el Ser) los seres pueden existir de dos formas:

A.- Porque depende de otros para llegar a existir. (Ser Contingente)

B.- Porque tiene en su misma naturaleza la razón de su existencia. (Ser Necesario)

Cuando hablamos de la Primera Causa del universo hablamos de un Ser Necesario ya que existe sin depender de otros, pero las demás cosas son seres contingentes ya que no existen por sí mismos, sino que necesitan de otros para existir.

Incluso ideas imaginarias como «el monstruo de espagueti» o «Santa Claus» caen en la categoría de contingentes ya que, aunque no poseen una existencia real objetiva (su existencia es tan solo mental como una idea) su existencia imaginaria es contingente ya que depende de personas que con sus mentes piensen en la idea de tales seres ficticios.

Así que cuando un ateo pone en la misma categoría a Dios, con Santa, el monstruo de espagueti u otras ficciones, el ateo demuestra que ni siquiera conoce los rudimentos básicos de la filosofía ya que comete un error de principiante conocido como: «Error de categoría».

Ante este error lógico cometido por los ateos, el filósofo de la ciencia y profesor emérito en la Universidad de Oxford llamado John Lennox [17] escribió:

«Poner a Dios en la misma categoría que Santa Claus no tiene sentido… Simplemente es lo que los filósofos llaman un error de categoría» [18]

Existe evidencia negativa para concluir que Santa Claus no existe, pero existe evidencia positiva en favor del Dios Bíblico como ser:

A.- Los mismos efectos del universo nos llevan hasta una Primer Causa Inmaterial.

B.- Evidencia textual (papiros y manuscritos por medio de los cuales podemos comprobar la preservación de los textos divinos a lo largo de los siglos) lo cual demuestra la confiabilidad de la biblia.

C.- Evidencia arqueológica e histórica en favor del cristianismo.

Al demostrar la existencia de un Dios, y al demostrar que el cristianismo es verdadero, así podemos probar que el Dios Creador es el mismo Dios enseñado por el cristianismo.

Como conclusión, el apologista Frank Turek hace un buen resumen de toda la cuestión:

«Los ateos a veces comparan su no-creencia en Dios con su no-creencia en Santa Claus. Pero la comparación falla porque no solo no hay evidencia para Papá Noel, también hay evidencia positiva contra Papá Noel. Nuestro conocimiento de la física y las grandes distancias involucradas brindan pruebas positivas de que es físicamente imposible que un solo ser humano entregue regalos a seis mil millones de personas de todo el mundo en una noche usando un trineo y un reno. En otras palabras, no solo “carecemos de una creencia” en Papá Noel; Tenemos razones para creer que él no existe. Por otro lado, hay evidencia positiva para el Dios de la Biblia» [19]

 

Yoel Kesep 28/12/2021

Notas:

[1] Para una demostración sobre como los ateos en lugar de discutir temas sobre la religión de forma racional, solo emplean insultos y burlas, odio contra los cristianos etc., ver la siguiente publicación:

Yoel Kesep, Ateísmo: Odio y burlas, 31/03/2021

https://apologeticaparaateos.wordpress.com/2021/04/01/ateismo-odio-y-burlas/

[2] Gary Gutting, Can we prove that God exists? Richard Dawkins and the limits of faith and atheism, 29 November 2015

[3] Richard Dawkins no sabe razonar y por tal razón incluso los mismos ateos se sienten avergonzados, Michael Ruse es un filósofo ateo que contra Dawkins, dijo:

«Dawkins en su libro «El espejismo de Dios» fracasaría en cualquier curso de introducción a la filosofía o en curso de religión. El espejismo de Dios hace que me avergüence de ser ateo»

— Michael Ruse en: Graham Oppy, The Routledge Handbook of Contemporary Philosophy of Religion, 2015 p. 52

[4] Alister E. McGrath, «Dawkins’ GOD: Genes, Memes, and the Meaning of Life», 2013

[5] William Lane Craig, Is God Imaginary? June 29, 2009

[6] Peter John Kreeft – Philosophy Department Faculty:

https://www.bc.edu/bc-web/schools/mcas/departments/philosophy/people/faculty-directory/peter-kreeft.html

[7] Peter Kreeft, Why Reality Includes More (Not Less) Than You May Think

[8] Ibíd.

[9] José Manuel Tarrío, Historia de la Filosofía, 2020 p. 94

[10] Tomas Aquino, Summa Theologica, I, q. 2. A. 2, c

[11] Academia Nacional de Ciencias, Teaching about Evolution and the Nature of Science (1998) p. 42

[12] Thomas Aquinas, Contra Gentiles, II. 33

[13] Thomas Aquinas, Summa Theologica: Question 2, Article 3

[14] Ibíd.

[15] Newton citado en: R. Pearcey & Charles B. Thaxton, The Soul Of Science: Christian Faith and Natural Philosophy, 1994 p. 72

[16] Para la fuente de la cita del Premio Nobel, su biografía y más detalles sobre su creencia en Dios, ver la siguiente publicación:

Yoel Kesep, Charles Townes – Cristiano Premio Nobel, 28/07/2021

https://apologeticaparaateos.wordpress.com/2021/07/30/charles-townes-cristiano-premio-nobel/

[17] John Lennox, Profile:

https://www.sbs.ox.ac.uk/about-us/people/john-lennox

[18] John Lennox, Can Science Explain Everything?, 2019

[19] Frank Turek, Stealing from God: Why Atheists Need God to Make Their Case, 2014 pp. 231-32

Comments are closed.