¿Es Dios un amigo imaginario?

¿ES DIOS UN AMIGO IMAGINARO?

Uno de los argumentos más recurrentes del ateísmo pop, es decir que los cristianos tenemos un “amigo imaginario” esta es recurrentemente una afirmación gratuita, es decir, una mera opinión y la mayoría de las veces es solo una frase con el objetivo de generar molestia.

¿Cuáles son las razones (si es que las hay) de que digan que tenemos un amigo imaginario? Su pretensión se basa principalmente en dos cosas:
1. Que Dios no se puede ver y
2. Que Dios aparentemente no responde a ciertas incitaciones.

Con respecto de la uno de por qué no vemos a Dios podemos decir que Dios si se revela por medio de la escritura, el testimonio del Espíritu Santo en los creyentes y en su máxima expresión: Jesucristo. El problema es que Dios no se muestra en la manera que los ateos quieren y eso es porque la evidencia que ellos demandan se relaciona con lo que ellos piensan que debe querer Dios y lo que ellos creen que es su propósito.

Con respecto del segundo punto, el ateo quiere reforzar ridículamente su punto diciendo esta frase o alguna de sus variantes: “Si Dios no es imaginario, que me mande un rayo ahora mismo” lo cual es absurdo, pues este escenario es como si por ejemplo, un niño suplicara a un adulto maduro que lo golpee. El adulto en su cordura jamás accedería, no importa de cuantas maneras y formas sea ofendido.

Otra de las variantes de este segundo punto son las guerras, la pobreza, el hambre o las violaciones sexuales. Estos temas merecen sus propias líneas, aunque todas se sintetizan en el argumento de la maldad. ¿Por qué si Dios es poderoso y bueno, existe el mal? Comencemos por decir que la maldad no tiene existencia propia; más bien, es una corrupción de algo que ya existe, La maldad es la ausencia o privación del bien, por ejemplo: Las caries solo pueden existir siempre que un diente exista; su existencia depende de la existencia de otra cosa.

David Hume sobre la base de sus observaciones del sufrimiento y la maldad en el mundo expresó lo siguiente: “Dios está dispuesto a evitar la maldad pero no puede? Entonces no es omnipotente. Sí puede, ¿Pero no está dispuesto? Entonces es malévolo. Puede y está dispuesto a evitar la maldad ¿Por qué existe maldad entonces?
Las Escrituras dicen con claridad que Dios no creó el mundo en el estado en que se encuentra ahora, sino que el mal vino como resultado del egoísmo del hombre. El deseaba crear una persona y con ella una raza que lo amara. No obstante, el verdadero amor no puede existir a menos que se dé libremente, y Dios le ha dado al hombre la oportunidad de ser libre.

Algunas personas se preguntan por qué Dios no podría haber creado el mundo de tal manera que nunca hubiera maldad. El hecho es que dicho escenario implicaría que no fuéramos verdaderamente humanos. No tendríamos la capacidad para tomar decisiones ni para amar libremente. Este escenario hubiera requerido la creación de robots de carne capaces de actuar solo conforme a lo que estaban programados, como aquellas muñecas que hablan cuando halamos una cuerda y dicen “te amo” con dicha muñeca no habría insultos y nunca jamás conflictos, nadie diría o haría nada que pudiese entristecerte pero ¿Quién querría vivir en ese estado? Tampoco existiría la posibilidad de amar. Amar es voluntario.
Esta oportunidad hizo que la posibilidad del mal fuera muy real.

Dios podría liquidar la maldad en un instante, pero esta opción tendría implicaciones nefastas para la raza humana. Dado que a la luz de toda su santidad y su justicia perfecta, cualquier desperfecto en nuestro carácter sería suficiente para condenarnos; por lo que él esta esperando a que la última persona que ha de creer en el evangelio, crea y sea salvada. Al final todo es por algo. Por amor… Aún que a veces no entendamos muchos de sus planes y pasemos por sufrimientos, quiero decirte que Dios no solo se compadece de nuestro dolor, sino que él también sufrió con nosotros la maldad despiadada de este mundo, fue humillado, perseguido, acribillado y muerto en una cruz; lo hizo por ti, por su amor.

Como diría Craig, si Dios hiciera que su existencia fuese innegable, entonces fuésemos incapaces de amarlo por las razones correctas. Los grandes milagros y muestras de poder terminarían siendo actos intimidantes de parte de Dios; y sólo buscaríamos agradarle por temor a su furor y no por buscar tener una relación con Él. En el amor, no hay temor y Dios nos ama.

Jeremías 29:13 “Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón”

-Mauricio Valadez

Comments are closed.