Lazzaro Spallanzani – Biólogo de Biólogos

LAZZARO SPALLANZANI – BIÓLOGO DE BIÓLOGOS

– Yoel Kesep 12/01/2022

 

1- INTRODUCCIÓN
2- BIOGRAFÍA
3- GENERACIÓN ESPONTÁNEA
4- RELIGIÓN
5- CONCLUSIÓN
6- APÉNDICE: FRASES

«Lazzaro Spallanzani, una de las mentes más brillantes de su época»
— Máté Varga [1]

«Lazzaro Spallanzani fue un investigador agudo y tenaz en una gama extremadamente amplia de campos de la historia natural, desde la biología hasta la fisiología, desde la geología hasta la química»
— Museo di Reggio Emilia [2]

1- INTRODUCCIÓN

Lazzaro Spallanzani nació un día como hoy, 12 de enero de 1729, en Scandiano, Italia. [3]

Spallanzani fue un sacerdote italiano que con sus aportes ayudó al desarrollo de la biología moderna. La científica Carolina Pulido, escribió:

«Las investigaciones de Spallanzani tienen un gran valor histórico porque muestran un conjunto de brillantes experimentos y reflexiones que ilustran el nacimiento de la biología moderna» [4]

Spallanzani estudió el origen de los seres vivos, la fecundación, su fisiología, funciones vitales, la morfología etc., por sus grandes aportes a esta rama de la ciencia, es llamado:

«El biólogo de biólogos» [5]

Fue autor de obras naturalistas de gran importancia, utilizó los métodos experimentales para refutar la teoría de la generación espontánea, Neil Schlager mencionó:

«Spallanzani desafió enérgicamente la creencia en la generación espontánea en una serie de rigurosos experimentos» [6]

Spallanzani no se limitó solo al campo de la biología, como menciona Walter Ledermann, fue un hombre de múltiples intereses en distintos campos de la ciencia. [7] Se dedicó a la química, astronomía, zoología, paleontología, geología, la física etc., por su gran desempeño en los distintos departamentos de la ciencia, es llamado:

«Científico Universal»

Spallanzani se convirtió en profesor de Física y Matemáticas en la Universidad de Reggio Emilia. [8] También fue profesor de lógica, griego y metafísica en la Universidad de Módena. Obtuvo la cátedra de Historia Natural en la Universidad de Pavía, puesto que ocupó toda su vida. [9]

Hizo importantes contribuciones al estudio experimental de las funciones corporales, de reproducción y ecolocalización animal. Spallanzani descubrió el jugo gástrico, realizó notables estudios sobre la fecundación y demostró experimentalmente la existencia del intercambio de gases respiratorios en la sangre. [10]

Spallanzani fue director del museo de Historia Natural de Pavía, realizó diversas expediciones con el fin de completar las colecciones botánicas, zoológicas y mineralógicas del museo. [11] Gracias a Spallanzani, el Museo adquirió gran fama y una alta categoría, el enciclopedista Lazzaro Francesco, informó:

«Gracias a su cuidado, se convirtió en uno de los más renombrados museos italianos» [12]

En la actualidad, Spallanzani es recordado como una de las leyendas de la historia de la ciencia, el Diccionario de Biografías Científicas, sobre su gran intelecto, informa:

«Spallanzani tenía un agudo poder de observación, una mente lógica y ampliamente entrenada que le ayudaron a esclarecer misterios» [13]

Spallanzani fue un gran hombre de ciencia, y, también un gran hombre de fe. Fue creyente en Dios y sirvió como sacerdote en una Iglesia italiana.

2- BIOGRAFÍA

Gianniccolo Spallanzani fue un abogado italiano que se casó con una dama llamada Lucia Zigliani. Su matrimonio tuvo un hijo al cual llamaron: Lazzaro Spallanzani.

Desde niño, Spallanzani recolectaba animales y los estudiaba, tenía mucho interés por saber más acerca de la naturaleza, como menciona Ronald Evans:

«Era, a todas luces, un niño curioso, con una sed inmensa de aprender» [14]

En su juventud, Spallanzani fue aconsejado por su padre para que estudiara leyes y se convirtiera en abogado. Su padre no quedó impresionado con el joven Spallanzani, que pasaba más tiempo con los animales que con los estudios de derecho.

El joven Spallanzani fue a estudiar derecho en la Universidad de Bolonia, carrera que pronto abandonaría después de ser influenciado por una científica que enseñaba en esa universidad la cual se llamaba Laura Bassi.

Laura Bassi fue una cristiana que se convirtió en la primera profesora y catedrática del mundo. También fue la primera mujer en ser aceptada en una Sociedad Científica. [15]

Spallanzani cambió su carrera de derecho y comenzó a estudiar filosofía y ciencias naturales. Luego de graduarse de la Universidad, Spallanzani comenzó una fructifica carrera científica.

Se interesó en el estudio digestión, realizó experimentos y demostró que la digestión es un proceso químico y no mecánico como se creía. Demostró que no era un mero proceso mecánico de trituración, es decir, de moler el alimento, sino uno de disolución química real. [16]

También estudió los fenómenos de la reproducción y la inseminación. Fue el primero en demostrar que la fecundación requiere tanto un espermatozoide como un óvulo. Fue el primero en realizar una fecundación in vitro (con ranas) y una inseminación artificial (utilizando un perro)

Sus experimentos son de mucha importancia, ya que se puede considerar como el primer trabajo sobre fecundación (o inseminación) artificial realizado a partir del método experimental.

Spallanzani realizó estudios en el área de geología, hizo detalladas investigaciones sobre los volcanes. Hoy es recordado por haber ayudado a sentar las bases de la vulcanología y la meteorología moderna. [17] En química, llegó a establecer que la luminosidad del fósforo se debe a su reacción con el oxígeno y no con el nitrógeno. [18]

Spallanzani fue quien descubrió la capacidad de la salamandra para regenerar miembros desgarrados. También instituyó el primer laboratorio zoológico marino. [19]

También se interesó por la circulación sanguínea y sobre este tema publicó la obra titulada: «Sobre la Acción del Corazón en los Vasos Sanguíneos»

Spallanzani fue quien acuñó la palabra «Tardígrado» (del latín que significa «movimiento lento») para nombrar al grupo de animales que comprende uno de los extremófilos más resistentes a condiciones extremas. [20]

Spallanzani fue un pionero del método empírico, en lugar de basar sus investigaciones en especulaciones e ideas, se ceñía en la observación y experimentación, para ver la prioridad de la experiencia en sus estudios científicos, basta ver el nombre de su obra titulada:

«Experiencias Para Servir a La Historia de La Generación De Animales y Plantas»

El Diccionario de Biografías Científicas, informa:

«Imponiéndose la regla de recibir como verdad sólo las imágenes transmitidas por los sentidos, sin añadir las correcciones de su imaginación» [21]

La fama de Spallanzani creció rápidamente en la comunidad científica y comenzó a formar parte de las más prestigiosas organizaciones científicas, como menciona Gasking, E. Belmont:

«A medida que crecía la fama de Spallanzani, se convirtió en miembro de la mayoría de las sociedades científicas de Europa» [22]

Spallanzani fue miembro de la «Real Academia de las Ciencias de Suecia», la «Academia Prusiana de las Ciencias», la «Academia Alemana de las Ciencias Naturales Leopoldina», la «Academia de Ciencias de Turín», la «Academia de Ciencias de Göttingen»

También fue miembro de la organización científica más prestigiosa del mundo: la Royal Society de Londres.

La Royal Society fue fundada por cristianos. [23]

3- GENERACIÓN ESPONTÁNEA

Desde la antigua Grecia se enseñaba que animales podían surgir desde la materia inerte, se creía que del lodo surgían ranas y, de la carne podrida surgían gusanos. Eso se conoció como «Generación Espontánea»

Un científico cristiano llamado Francesco Redi realizó experimentos y refutó la generación espontánea, demostró que eran las moscas que ponían crías en la carne y así surgían gusanos, los gusanos no surgían espontáneamente de la carne inanimada.

Pero con el desarrollo y perfeccionamiento de los microscopios, se reveló todo un nuevo mundo de microorganismos nunca antes vistos ni conocidos. Muchos científicos enseñaron que, aunque animales como gusanos y ranas no surgen espontáneamente de la materia inanimada (como había demostrado Redi) los microorganismos que eran más diminutos sí podían surgir de forma espontánea.

Un científico inglés llamado Turberville Needham, había calentado y posteriormente sellado caldo en diversos recipientes; debido que se habían encontrado microorganismos en el caldo tras abrir los recipientes, Needham creía que sus experimentos demostraban que la vida microscópica surgía de la materia no viviente.

Spallanzani no estaba de acuerdo con las afirmaciones de Turberville Needham, sospechaba que a través de los agujeros del corcho se introducía aire con bacterias. Así que repitió la prueba con dos variantes:

1.- Realizó un mejor sellado basado en la fusión del vidrio. 2.- Realizó una posterior ebullición del contenido durante más tiempo (una hora)

Fue así, con un prolongando periodo de calentamiento y un sellando más cuidadoso de los recipientes, Spallanzani pudo demostrar que dichos caldos no generaban microorganismos espontáneamente.

El científico Mancini, informa:

«Lazzaro Spallanzani, profesor de Física y Matemáticas de la Universidad de Reggio Emilia, comenzó a repetir los experimentos de Turberville Needham que afirmaba haber demostrado la validez de la teoría de la generación espontánea tras observar el crecimiento de pequeños organismos en un caldo colocado en frascos sellados y calentado durante 30 minutos. Spallanzani encontró errores importantes en los experimentos realizados por Needham y, tras probar varias variaciones de los mismos, refutó la teoría de la generación espontánea» [24]

4- RELIGIÓN

El estudio de los animales eran las pruebas que Spallanzani usaba para demostrar la existencia de Dios. Los seres vivos están compuestos de diversas partes, cada una adecuada para juntarse con la otra, y en totalidad, formar un cuerpo funcional.

La adecuación de las partes no pudo ser planificada por las leyes naturales ya que, las leyes naturales son impersonales, no tienen consciencia, no tienen inteligencia, las leyes naturales no pueden pensar y por lo tanto no pueden planificar.

Las partes de los animales no pudieron juntarse por la aleatoriedad, lo aleatorio son movimientos sin guía que ocurren por azar, pero el azar solo produce movimientos erráticos y caóticos, el azar produce desorden, por lo tanto: el azar no pudo producir el orden complejo necesario para formar las partes de los animales.

Por experiencia empírica uniforme sabemos que el orden solo es producido por agentes inteligentes, por lo tanto; si vemos orden en las partes de los animales, dicho orden fue producido por una Inteligencia. Esa inteligencia que creó el orden en los seres vivos es el Creador. Spallanzani dijo:

«Las partes integrantes de los primeros cuerpos organizados salieron de la mano del Creador» [25]

Spallanzani fue una persona muy religiosa, en el año 1753 fue ordenado sacerdote y más tarde se convirtió en Abad. [26] Como sacerdote, Spallanzani predicaba en una Iglesia llamada «Congregación Beata Vergine y S. Carlo» [27]

La Iglesia apoyaba financieramente a los sacerdotes que se dedicaban a la ciencia, Spallanzani recibió apoyo de la iglesia para realizar sus investigaciones, el «Diccionario de Biografías Científicas» informa:

«La afiliación de Spallanzani con la Iglesia le proporcionó apoyo financiero» [28]

Spallanzani predicaba a donde quiera que iba, su intención era edificar en la fe a todas las personas que lo rodeaban, una Enciclopedia informa:

«Era devotamente religioso… Se esforzó por edificar con su piedad y su fe a los que le rodeaban» [29]

Spallanzani al igual que muchos intelectuales de su época y anteriores a él (Oresme, Bacon, Magno etc.,) llevaban la fe y la ciencia de la mano. Ignacio Del Villar de la Universidad de Navarra, escribió:

«Lazzaro Spallanzani fue un sacerdote de religiosidad sincera y un científico genial y pionero en varios campos» [30]

5- CONCLUSIÓN

Su destreza como experimentador, sus infatigables esfuerzos como viajero, su habilidad como coleccionista, su brillantez como maestro y expositor, y su agudeza como polemista etc., hicieron de Spallanzani el mayor científico entre todos sus contemporáneos.

En su época, l Diccionario de Biografías Científicas, menciona:

«Entre los muchos filósofos naturales consagrados del siglo XVIII, Spallanzani se destaca por aplicar métodos experimentales» [31]

Su gran labor científica, fue reconocida por el monarca:

«Su prolífica actividad científica le valió el reconocimiento oficial del emperador José II» [32]

El sacerdote Spallanzani, pionero de la biología experimental, es en la actualidad recordado como uno de los grandes pioneros de la ciencia moderna.

La abreviatura «Spall.» se emplea para indicar a Lazzaro Spallanzani como autoridad en la descripción y clasificación científica de los vegetales. [33] El cráter lunar «Spallanzani» lleva este nombre en su memoria. [34]

6- APÉNDICE: FRASES

«Las grandes leyes de la Naturaleza atraen principalmente la atención del naturalista filosófico. Le golpean con mayor fuerza, pues muestran la infinita variedad de los recursos del CREADOR, y de aquellos medios subordinados, por los cuales su SABIDURÍA preparó el primer desarrollo de los seres animados» [35]

«La fecundación artificial de la hembra de un animal grande, por medio de una pequeña jeringa, proyecto que mencioné en mi última carta. Este es uno de los descubrimientos más importantes e interesantes que se han presentado a la atención de naturalistas y filósofos desde la creación del mundo» [36]

«Nunca recibí mayor placer en ninguna ocasión desde que cultivé la filosofía experimental» [37]

«Durante todo el tiempo estuve ocupado siempre en observar e interrogar a la Naturaleza; He reunido una asombrosa colección de observaciones y hechos, de los cuales varios me parecen muy interesantes y hasta ahora desconocidos» [38]

«Si me obligo a probar algo, no soy un verdadero científico. Tengo que aprender a seguir el camino por donde me llevan los hechos. Tengo que aprender a azotar mis prejuicios» [39]

 

Yoel Kesep 12/01/2022

Notas:

[1] Máté Varga, Echoes of Spallanzani, 3 October 2013

[2] Lazzaro Spallanzani – Biografia, Musei Civici di Reggio Emilia:

https://www.musei.re.it/en/collections/palazzo-dei-musei-museums-palace/18371-2/lazzaro-spallanzani-biography/

[3] Gasking, E. Belmont (2022, January 8). Lazzaro Spallanzani. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/biography/Lazzaro-Spallanzani

[4] Carolina Pulido, «Mujeres entre bambalinas y artefactos para desvelar los enigmas de la reproducción», 10 febrero 2016

[5] María José Prieto Villanueva, Pensar la ciencia desde la Biología, 2017 p. 169

[6] Neil Schlager & ‎Josh Lauer, «Science and Its Times: 1700-1799», 2000 p. 99

[7] Ledermann D., Walter. (2020). Leyendo a Spallanzani hoy en día. Revista chilena de infectología, 37(1), 64-68.

[8] Mancini R, Nigro M, Ippolito G., «Lazzaro Spallanzani e la confutazione della teoria della generazione spontanea», Infez Med. 2007 Sep;15(3):199-206

[9] Lazzaro Spallanzani, Biografie in: Mille Anni di Storia della Scienza

http://www.imss.fi.it/milleanni/cronologia/biografie/spallanzani.html

[10] Lazzaro Spallanzani, Biografie in: Mille Anni di Storia della Scienza:

http://www.imss.fi.it/milleanni/cronologia/biografie/spallanzani.html

[11] Chisholm, Hugh, ed. (1911). «Spallanzani, Lazaro». Encyclopædia Britannica. 25 (11th ed.). Cambridge University Press. pp. 592–593

[12] Spallanzani, Lazzaro Francesco Trevisani, Enciclopedia online:

https://www.treccani.it/enciclopedia/lazzaro-spallanzani/

[13] Dictionary of Scientific Biography – Volumen 12 – 1970 553

[14] Ronald Evans, «Lazzaro Spallanzani: El biólogo de biólogos», 31 Enero 2021

[15] Yoel Kesep, Laura Bassi – Científica Creyente, 29/10/2021

https://apologeticaparaateos.wordpress.com/2022/01/13/laura-bassi-cientifica-creyente/

[16] Chisholm, Hugh, ed. (1911). «Spallanzani, Lazaro». Encyclopædia Britannica. 25 (11th ed.). Cambridge University Press. pp. 592–593

[17] Chisholm, Hugh, ed. (1911). «Spallanzani, Lazaro». Encyclopædia Britannica. 25 (11th ed.). Cambridge University Press. pp. 592–593

[18] Spallanzani, Lazzaro Francesco Trevisani, Enciclopedia online:

https://www.treccani.it/enciclopedia/lazzaro-spallanzani/

[19] «Spallanzani» in: Complete Dictionary of Scientific Biography.

[20] Jasmin Fox-Skelly, «Los tardígrados regresan de entre los muertos», BBC, 16 de agosto de 2021

[21] «Spallanzani» in: Complete Dictionary of Scientific Biography.

[22] Gasking, E. Belmont (2022, January 8). Lazzaro Spallanzani. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/biography/Lazzaro-Spallanzani

[23] Yoel Kesep, Royal Society – Fundada por Cristianos, 28/11/2021

[24] Mancini R, Nigro M, Ippolito G., «Lazzaro Spallanzani e la confutazione della teoria della generazione spontanea», Infez Med. 2007 Sep;15(3):199-206

[25] Spallanzani, Dissertations Relative to the Natural History of Animals and Vegetables, translated from the Italian (Volume 2) 1789 pp. 262-263

[26] Dictionary of Scientific Biography – Volume 12 – p. 553

[27] Ariatti, Annalisa; Mandrioli, Paolo (1993). «Lazzaro spallanzani: A blow against spontaneous generation». Aerobiologia. 9 (2–3): 101–107.

[28] Dictionary of Scientific Biography – Volumes 11-12 – 1981 p. 553

[29] «Lazzaro Spallanzani.» The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. New York: Robert Appleton Company, 1912

[30] Ignacio Del Villar, ¿Conoces al sacerdote que llamaron «el príncipe de los biólogos»? Estos son sus 8 grandes logros, 18 enero 2021

[31] Dictionary of Scientific Biography – Volume 12 – 1970 553

[32] SPALLANZANI, Lazzaro di Paolo Mazzarello – Dizionario Biografico degli Italiani – Volume 93 (2018)

[33] Spall. – Lazzaro Spallanzani (1729-1799) BHL, International Plant Names Index:

https://www.ipni.org/?q=author+std%3ASpall.

[34] «Cráter lunar Spallanzani». Gazetteer of Planetary Nomenclature:

https://planetarynames.wr.usgs.gov/Feature/5662

[35] Spallanzani, Dissertations Relative to the Natural History of Animals and Vegetables, translated from the Italian (Volume 2) 1789 p. 268

[36] Ibíd., p. 304

[37] Ibíd., p. 251

[38] Spallanzani in: Dictionary of Scientific Biography – Volume 12 – 1970 p. 560

[39] «Gaither’s Dictionary of Scientific Quotations: A Collection of Approximately 27,000 Quotations», 2012 p. 1854

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.