Paracelso – Científico Creyente

PARACELSO – CIENTÍFICO CREYENTE

– Yoel Kesep 10/11/2021

 

1- INTRODUCCIÓN
2- BIOGRAFÍA
3- CONTRA LA MEDICINA GALENA
4- DIOS Y MEDICINA
5- CONCLUSIÓN
6- APÉNDICE: FRASES

 

«Únicamente un hombre virtuoso puede ser buen médico»
— Paracelso [1]

«La razón suprema de la medicina es el amor»
— Paracelso [2]

1- INTRODUCCIÓN

Theophrastus Hohenheim nació un día como hoy, 10 de noviembre de 1493, en Zúrich, Suiza. [3]

Theophrastus fue un médico el cual en un momento de su vida se nombró así mismo: «Paracelso»

En el siglo I hubo un médico y enciclopedista llamado Celso, Theophrastus se nombró a sí mismo «Paracelso» (Para= más allá, mejor) lo cual significa: «Superior a Celso» [4]

Paracelso demostró ser mejor que Celso, dominó todos los conocimientos disponibles en su época, gracias a sus aportes fue posible superar la antigua y limitada medicina romana y eso dio paso a la ciencia médica moderna.

Paracelso inventó la terapia química, el análisis químico de orina y sugirió una teoría bioquímica de la digestión. [5]

Paracelso fue quien le dio nombre al elemento químico con número atómico 30, lo llamó: Zinc. [6]

Paracelso fue el pionero en usar productos químicos y minerales en la medicina [7] por esa razón es llamado: «El Padre de la Farmacología» [8]

Paracelso enunció los principios básicos de la toxicología, una de sus frases «dosis sola facit venenum» (solo la dosis hace al veneno) se convirtió en una máxima dentro de la medicina, por sus aportes a esta rama es llamado:

«El Padre de la Toxicología» [9]

Paracelso dio origen al diagnóstico clínico y la administración de medicamentos específicos, también anticipó la teoría de los gérmenes. [10]

Paracelso fue profesor de la Universidad de Basilea [11] además de medico fue filósofo, también fue un hombre de fe creyente en Dios y teólogo laico. [12]

2- BIOGRAFÍA

Paracelso nació en Suiza, fue hijo de un médico y alquimista llamado Wilhelm Bombast von Hohenheim.

Su padre lo instruyó enseñándole latín, botánica, medicina, mineralogía, minería y filosofía natural. [13]

Tiempo después, el joven Paracelso con 16 años, comenzó sus estudios de medicina en la Universidad de Basilea, más tarde continuó sus estudios en Viena.

Obtuvo su doctorado en medicina de la Universidad de Ferrara. [14]

Paracelso trabajó como cirujano militar al servicio de Venecia en 1522, en ese momento pulió sus habilidades en anatomía y cirugía, publicó un importante libro titulado: «La gran Cirugía» (Die Grosse Wundartzney)

Para aprender más, Paracelso se convirtió en un trotamundos, viajó por muchos países de Europa (España, Portugal, Inglaterra, Francia, Turquía, Alemania etc.,) fue un viajero incansable, ansioso por saberlo todo, descubrirlo todo y experimentarlo todo por sí mismo.

Paracelso se volcó al estudio de la mineralogía, estudió minerales para comprender sus propiedades y utilizarlas para erradicar enfermedades, este fue un gran paso hacia la medicina moderna.

Él introdujo términos como sinovial (de allí el líquido sinovial). Además estudió y descubrió las características de muchas enfermedades (sífilis, bocio, entre otras)

Describió la pneumoconiosis, descubrió la relación entre cretinismo y bocio, introdujo el empleo del hierro y otras sustancias inorgánicas en la terapéutica, además introdujo la noción de enfermedades metabólicas. Fue pionero en usar sustancias químicas como fármacos específicos. [15]

El famoso humanista Desiderio Erasmo le agradeció a Paracelso por salvar de la muerte a un amigo suyo llamado Johann Froben.

Johann Froben fue un importante impresor y erudito protestante que padeció una grave infección en una pierna, corría peligro de ser amputada. Paracelso curó la pierna a Johann por lo cual Erasmo le escribió:

«Has salvado a Froben, que es la mitad de mi vida, del mundo de las sombras» [16]

Durante siglos los médicos creían que la infección era una parte natural del proceso de curación, Paracelso observó que no, que las infecciones eran algo negativo y podían evitarse, fue así como Paracelso enseñó que las heridas hay que tratarlas y mantenerlas limpias, evitando las infecciones para que luego el organismo sane. [17] Eso fue una revolución en la ciencia médica.

Paracelso se dedicó a la alquimia, pero no por la idea errónea de convertir metales en oro y plata, ni por la piedra filosofal etc., Paracelso usó la alquimia para comprender más sobre los elementos y usar eso para perfeccionar la medicina, para fabricar químicamente más medicinas y así poder sanar más enfermedades.

Una revista científica médica informa:

«Como dice en su «Fragmenta Médica:» el objeto de la alquimia no es transformar metales innobles en plata u oro, sino crear un remedio contra todas las enfermedades» [18]

3- CONTRA LA MEDICINA GALENA

Gracias a Paracelso la medicina tomó un camino más científico alejándose de la errónea medicina romana galénica.

Galeno fue un famoso médico romano, sus principios y teorías fueron usadas en la medicina y se perpetuaron durante siglos.

Galeno era considerado prácticamente un dios por los médicos, su autoridad (en lugar de la investigación) era la brújula que orientaba a la medicina.

Paracelso en sus inicios dentro de la medicina — al igual que todos en su época — había aceptado la medicina galénica, pero sus investigaciones lo hicieron comprender que la medicina de Galeno era nefasta y que había que abandonarla para desarrollar una nueva medicina.

En esa época antigua, si estabas enfermo era mejor no visitar un doctor, la cura resultaba peor que la enfermedad, eso debido a que Galeno había promovido la teoría de los humores.

Galeno con su teoría de los humores enseñaba que el cuerpo humano está compuesto de cuatro líquidos básicos llamadas «humores» cuyo equilibrio indica el estado de salud de la persona, esos cuatro humores se manifestaban en cuatro temperamentos (colérico, melancólico, sanguíneo y flemático)

Por siglos la medicina estuvo esclavizada a las opiniones de Galeno, si estabas enfermo te realizaban derramamiento de sangre, purgas y te provocaban vómitos para que expulsaras el líquido excesivo, buscando así «equilibrar» tus humores.

Por creer erróneamente que las enfermedades eran producidas por el desequilibrio de humores en la sangre, se empleaban medicamentos erróneos que más bien enfermaban más a las persona.

El científico Robert Boyle fue un químico que prefería no ir a los médicos ya que más bien resultaba peor que la enfermedad, como menciona William Eaton:

«No obstante, Boyle desconfiaba de los médicos, después de un evento en su juventud en el que enfermó gravemente cuando un médico le dio por error el medicamento equivocado. Además, Boyle rechazaba las teorías basadas en Galeno… La práctica galenista de derramamiento de sangre y muchos de los puntos de vista de Galeno se basaban en afirmaciones sobre la anatomía humana que resultaron ser incorrectas. Boyle pensó que a la mayoría de los pacientes les iría mejor sin buscar el tratamiento de un médico» [19]

Paracelso emprendió una lucha contra Galeno y contra el mayor promotor de su medicina llamado Avicena, Avicena fue un médico que había promovido las teorías erróneas de Galeno y las había popularizado en la Edad Media.

Paracelso contra Galeno y su mayor representante (Avicena) escribió:

«¿Quién no sabe que la mayoría de los médicos de nuestro tiempo han fracasado en su misión de la manera más vergonzosa, poniendo a sus pacientes en mayor riesgo? Estaban apegados, con extrema pedantería, a las frases de Galeno y Avicena, como si uno no tuviera derecho a desviarse un ápice de él… Yo daré clases de medicina práctica y teórica durante dos horas al día y la experiencia [académica] será nuestro maestro supremo… Entonces será la experiencia y la razón, y no las autoridades [Galeno, Avicena] las que me guiarán cuando demuestre algo» [20]

Mientras Galeno enseñó que el origen de la enfermedad radica en un desequilibrio de los cuatro humores, Paracelso arrojó esa idea a la basura y en su lugar enseñó que cada enfermedad se debe a un agente o una causa específica; La enfermedad no es el resultado de un desequilibrio humoral, sino el producto de una causa particular que solo un remedio específico puede tratar.

Paracelso quemó públicamente los libros de medicina de Galeno y Avicena, Paracelso incluso dijo:

«Los cordones de mis zapatos son más sabios que Galeno y Avicena» [21]

Para ayudar a dejar atrás la medicina antigua la cual era limitada, Paracelso atacó con virulencia la medicina galénica [22] pero los médicos de la época no abrazaron sus innovaciones y, en lugar de apoyarlo se convirtieron en sus enemigos.

Aunque en su momento Paracelso encontró gran oposición, su labor con su tiempo dio frutos, sus ataques vigorosos a la autoridad de Galeno ayudaron a desmontar la medicina griega y al quedar el terreno libre, se pudo construir la medicina moderna.

Así como Copérnico dio un giro desde la astronomía geocentrista ptolemaica hacia la astronomía heliocentrista, así Paracelso inició el giro desde la medicina galénica a la medicina moderna basada en la bioquímica, desestabilizó las estructuras galénica y aristotélica y abrió el camino a la fisiología experimental.

4- DIOS Y MEDICINA

Los filósofos teístas demostraban la existencia de Dios basados en los hechos de la naturaleza:

Al estudiar e inspeccionar la naturaleza vemos marcas de actividad inteligente, vemos como aspectos de la naturaleza fueron ideados con sabiduría, la estructura del Cosmos fue ordenada con gran precisión, todas esas características planificadas que permiten la existencia de planetas y seres vivos reflejan un gran diseño.

El universo muestra diseño y, el diseño no se hace así mismo, todo diseño por extensión es obra de un Diseñador, por lo tanto; si el universo muestra diseñado entonces el universo fue hecho por un Diseñador.

Además podemos conocer varias características del Diseñador, es Poderoso ya que creó el inmenso universo, es Sabio por el gran conocimiento empleado al construir el Cosmos, pero también es muy bueno y bondadoso ya que nos dio muchos beneficios como ser; proveernos comida (plantas alimenticias) y proveernos medios para sanación (plantas curativas)

Paracelso fue un filósofo teísta y enseñó que Dios es bondadoso y nos ha proveído los medios para curar nuestras enfermedades, Paracelso dijo:

«Todo lo que el hombre necesita para la salud y la curación ha sido proporcionado por Dios en la naturaleza, el reto de la ciencia es encontrarlo» [23]

Por esa razón, Paracelso estudió las plantas y encontró una gran variedad de usos para curar muchas enfermedades, una obra menciona:

«Paracelso descubrió muchas cosas acerca del mundo natural y utilizó este conocimiento para curar una variedad de enfermedades» [24]

Otra obra menciona:

«Sabios, como Paracelso, encontraron en muchas plantas numerosos constituyentes curativos» [25]

En las obras de Paracelso, la medicina y la teología estaban ligadas, en sus escritos contempló muchas cuestiones fundamentales como el significado de la vida y la muerte, las causas de las enfermedades, el lugar de los humanos en el mundo y en el universo, y la relación entre los humanos y Dios. [26]

Paracelso imitó a Jesús quien buscaba enfermos para sanarlos, después del año 1531 Paracelso se fue a un pueblo de Appenzell, ahí estuvo activo como predicador laico y sanador entre los campesinos pobres del pueblo. [27]

Paracelso enseñó que los médicos aprenderán verdades cuando lean el libro de Dios (la naturaleza) los libros humanos erran y se equivocan (miles de libros de medicina escritos por médicos galénicos y avicenicos estaban errados), pero el médico enseñado por la naturaleza (el libro de Dios) siempre tendrá una ciencia que es intrínsecamente verdadera, porque la naturaleza no engaña. [28]

5- CONCLUSIÓN

Paracelso creía que la ciencia y la religión eran inseparables, y que los descubrimientos científicos eran mensajes de Dios. Por lo tanto, creía que el deber divino de la humanidad era descubrir y comprender todo el mensaje del Creador. [29]

Para Paracelso, el propósito de la ciencia no es solo aprender más sobre el mundo que nos rodea, sino también buscar signos divinos y comprender la naturaleza de Dios. [30]

Para Paracelso, la medicina era una misión divina y el buen carácter combinado con la devoción a Dios era más importante que la habilidad personal.

Él enseñó que si una persona que no cree en Dios se convierte en médico, no tendrá una mejor posición ante los ojos de Dios y no tendrá éxito en su trabajo porque no practica la medicina en su nombre. Convertirse en un médico eficaz requiere fe en Dios. [31]

Paracelso era cristiano pero estaba descontento con muchas de las enseñanzas de la iglesia católica romana, escribió contra las peregrinaciones, el uso de imágenes y de ídolos, oraciones a los difuntos y, demás cosas que le parecían innecesarias.

Él fue un cristiano anti-romanista, en una época de su vida lanzó amargos ataques contra la Iglesia romana.

Paracelso murió el 24 de septiembre de 1541, según sus deseos, fue enterrado en el cementerio de la Iglesia de San Sebastián, en Salzburgo.

Paracelso fue un autor prolífico, sus escritos fueron publicados tanto en vida como también después de su muerte, sus obras ayudaron a dejar atrás la limitada medicina romana para así avanzar hacia una práctica médica basada en la investigación y la ciencia.

El cráter lunar «Paracelsus» lleva este nombre en su memoria. [32]

6- APÉNDICE: FRASES

«El que no ha nacido para médico nunca lo será» [33]

«Aquel que puede curar enfermedades es médico. Ni los emperadores, ni los Papas, ni los colegas, ni las escuelas superiores pueden crear médicos. Pueden conferir privilegios y hacer que una persona que no es médico, aparezca como si lo fuera, pueden darle permiso para matar, pero no pueden darle el poder de sanar, no pueden hacerle médico verdadero si no ha sido ya ordenado por Dios. El verdadero médico no se jacta de su habilidad, ni alaba sus medicinas, ni procura monopolizar el derecho de explotar al enfermo, pues sabe que la obra ha de alabar al maestro y no el maestro a la obra. El que no ha nacido para médico, nunca lo será. El médico debe ser leal y caritativo. El egoísta muy poco hará en favor de sus enfermos. Conocer las experiencias de los demás es muy útil para un médico, pero toda la ciencia de los libros no basta para hacer médico a un hombre, a menos que lo sea ya por naturaleza» [34]

«Los pacientes son tú libro de texto, el lecho de enfermo es tú estudio» [35]

«El ayuno es un buen remedio, el médico interior» [36]

«Dios después de haber creado el gran mundo [el universo] formó el pequeño mundo. El hombre es este pequeño mundo que contiene todas las cualidades del gran mundo» [37]

«Dios lo creó todo; de la nada hizo algo… Todas las cosas fueron creadas de la nada para un fin… Todas las cosas han sido creadas para nuestro uso» [38]

«Dios es la raíz de la verdad, nadie puede desarraigarla» [39]

«La luz de la naturaleza nos la da el Espíritu Sideral. Todas las ciencias, todas las artes son dones distribuidos a los hombres por su ministerio, sin excepción alguna» [40]

«Un médico debe ser un viajero… El conocimiento es experiencia» [41]

«Lo que debemos ser después de la muerte, nosotros tenemos que alcanzarlo en vida, es decir; la santidad y la dicha. Aquí en la tierra es donde comienza el Reino de Dios» [42]

«La medicina no es sólo una ciencia, sino también un arte. No consiste solo en componer píldoras y medicamentos; trata de los propios procesos de la vida, que deben ser comprendidos antes de que puedan ser guiados» [43]

«El arte de la medicina no se puede heredar, ni se puede copiar de los libros» [44]

 

Yoel Kesep 10/11/2021

Notas:

[1] Fuente de la cita: «Paracelso, Teofrasto» en: -Diccionario Académico de la Medicina:

http://www.idiomamedico.net/index.php?title=Paracelso,_Teofrasto

[2] Paracelso en: ‎Jolande Jacobi, «Paracelsus: Selected Writings», 2021

[3] ‎Jolande Jacobi, Paracelso: Textos esenciales, 2001 p. 265

[4] Richard Myers, The Basics of Chemistry, 2003 p. 14

[5] Waite, Arthur Edward (1894). The Hermetic and Alchemical Writings of Paracelsus. London: James Elliott and Co.

[6] Charles Mayer Wetherill, Chemistry, 1868 p. 64

[7] Hany El-Shemy, Drug Discovery, 2013 p. 54

[8] Medicines by Design: The Biological Revolution in Pharmacology, 1993

[9] Dr. Saranne Taylor, Greatest ever Medical Scientists, 2018 p. 8

[10] Arthur Edward Waite, Hermetic chemistry, 1976

[11] Pérez Barly, Liudmila, Guirola Fuentes, Jurek, Fleites Mestres, Pedro, Pérez García, Yonaisi, Milián Pérez, Tania M, & López García, Dadmara. (2014). Origen e historia de la Toxicología. Revista Cubana de Medicina Militar, 43(4), 499-514

[12] Allen G. Debus, Paracelsus and the medical revolution of the Renaissance, 1993 p. 3

[13] Andrew Wear, The Western Medical Tradition. Cambridge: Cambridge University Press, 1995 p. 311

[14] Marshall James L; Marshall Virginia R (2005). «Rediscovery of the Elements: Paracelsus». The Hexagon of Alpha Chi Sigma (Winter): 71–8.

[15] «Paracelso», Revista Cubana Médica General Integral, vol.29 no.1 Ciudad de La Habana ene.-mar. 2013

[16] Erasmo citado en: E.J. Holmyard, Alquimia, 1957 p. 162

[17] J. M. Stillman, «Las contribuciones de Paracelsus a la ciencia y la práctica médica», The Monist, Vol. 27, No. 3 (JULY, 1917), pp. 390–402

[18] «Paracelso», Revista Cubana Médica General Integral, vol.29 no.1 Ciudad de La Habana ene.-mar. 2013

[19] William Eaton, Robert Boyle (1627—1691) – Internet Encyclopedia of Philosophy

[20] Paracelso, Anuncio de Theophrastus a los estudiantes de medicina, 5 de junio de 1527

[21] Paracelso citado en: New Trends in Chemistry Teaching – Volumes 3-4 – 1965 p. 313

[22] Andrew Weeks, «Paracelsus», Essential Theoretical Writing, Boston, 2008

[23] Paracelso citado en: The Little Book of Medical Quotes: Inspiring Thoughts in Medicine, 2020

[24] Douglas H. Shantz, An Introduction to German Pietism: Protestant Renewal at the Dawn of Modern Europe, 2013

[25] Eleda – Volúmenes 1-2 (1989)

[26] Borzelleca, Joesph (January 2000). «Paracelsus: Herald of Modern Toxicology». Toxicological Sciences. 53 (1): 2–4.

[27] Walter Pagel, Paracelsus: An Introduction to Philosophical Medicine in the Era of the Renaissance, 1982 p. 25

[28] Jean-Michel Rietsch, « Alterius non sit qui suus esse potest Paracelse, contre l’esclavage des maîtres anciens », dans Valérie Deshoulières, Muguras Constantinescu, Les funambules de l’affection : Maîtres et disciples, Presse universitaire Blaise Pascal, 2009

[29] Walter Pagel, Paracelsus: An Introduction to Philosophical Medicine in the Era of the Renaissance, 1982 pp. 54–57

[30] Ibíd.

[31] J. Jacobi, Paracelsus: Selected Writings, Princeton University Press, 1995 pp. 71–73

[32] «Paracelsus». Gazetteer of Planetary Nomenclature:

https://planetarynames.wr.usgs.gov/Feature/4584

[33] Paracelso citado en: Anselmo Pelosio, Radiografía, 1972 p. 52

[34] Biografía de personajes célebres: Paracelso. Disponible en:

http://www.elalmanaque.com/biografias/paracelso.htm Consultado 2 de febrero de 2012

[35] Waite, Arthur Edward (1894). The Hermetic and Alchemical Writings of Paracelsus. London: James Elliott and Co.

[36] Paracelso citado en: Francis E. Umesiri, Fasting for Life: Medical Proof Fasting Reduces Risk of Heart Disease, Cancer, and Diabetes, 2016 p. 21

[37] Paracelso, La grande astronomie ou La philosophie des vrais sages.

[38] Paracelso, Le labyrinthe des médecins errants 1537-1538

[39] Paracelso en: August Buck, Sciences de la Renaissance, 1973 p. 233

[40] Paracelso, Grande Astronomie.

[41] Paracelso citado en: ‎Curley Robert, Scientists and Inventors of the Renaissance, 2012 p. 100

[42] Paracelso citado en: «Paracelsus – Doctor of our Time» (Frank Geerk) 1992

[43] Paracelso citado en: Peter McDonald, Oxford Dictionary of Medical Quotations, 2004 p. 76

[44] Paracelso citado en: Phil R. Manning, Medicine: Preserving the Passion, 2013 p. x

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.